Ponerse farruco es la moda que se lleva en En Marea

|


MARTIÑO “2.0” Noriega debía estar impaciente, porque en cuanto el exjuíz Luís Villares formalizó su candidatura, desenfundó el fouciño –“Yo soy la ley a este lado del Sar”– y amenazó a Podemos: o se integra en En Marea, originariamente espacio multicultural hispano-galaico y actualmente sabe Dios qué, o “nos veremos en las urnas”. Y, claro, si el maestro se pone farruco, el alumno le imita y el recién llegado Villares le soltó una del revés al ya octogenario Beiras: “Su aportación está hecha; puede seguir de referente fuera del Parlamento”. Después moderó un poco su lenguaje y aseguró que el irmandiño mayor le había dado su bendición para que sea el cabeza de lista de la xente do común... El veterano nacionalista del pelo crecho no abrió la boca para confirmarlo ni desmentirlo, pero está claro que Villares, que toca la gaita y la zanfoña, a él le ha tocado otra cosa.

Ponerse farruco es la moda que se lleva en En Marea