NAVANTIA Y TURQUÍA

|

Ciertamente, la rescisión de un contrato por parte del Gobierno turco a la principal competidora de Navantia para el diseño y construcción de un buque del tipo LHD permite reforzar en buena lógica las expectativas del grupo español ante el concurso internacional. Tal decisión se produce en un momento en que Navantia necesita, más que nunca en las últimas décadas, cerrar alguna operación que permita despejar no ya el futuro, sino la más acuciante inmediatez en cuanto a carga de trabajo, una vez concluidas las tareas para Australia. Postergada ya en dos ocasiones, la decisión de Ankara se hace esperar más que nunca.

NAVANTIA Y TURQUÍA