La casa de los líos

|

Pretender, como pretende Ximo Puig, presidente del Gobierno valenciano, junto a los dirigentes socialistas de Aragón y de Baleares presentar listas en común con Podemos para el Senado, son ganas de llevar al PSOE al suicidio. Resulta insólito que a estas alturas haya dirigentes socialistas que todavía no se hayan enterado que Podemos tiene como primer objetivo desbancar al PSOE. Claro que en el PSOE siempre ha habido defensores de la llamada “unidad de la izquierda” a pesar de que la experiencia les debería de haber hecho aprender la lección de lo que sucedió cuando Joaquín Almunia emprendió esa aventura que termino con un estrepitoso fracaso en las urnas.
Por si fuera poco a Puig y compañía no les importa ni poco ni mucho ni nada, los desprecios e insultos que han recibido en los últimos meses desde Podemos ni tampoco haber puesto en un brete a Pedro Sánchez. En realidad, el PSOE se ha convertido en la casa de los líos, porque muchos de sus dirigentes, en vez de remar en la misma dirección que su secretario general, reman en la dirección que les rota que suele ser la contraria a la que se indica desde Ferraz. Así va a ser difícil que los ciudadanos vean al PSOE como una opción seria y fiable por más que Pedro Sánchez se esfuerce en intentar dar coherencia al depauperado proyecto socialista.
Sánchez ha querido ofrecer una imagen de solvencia presentando a su “gobierno en la sombra” donde hay nombres como los de Borrell, Gabilondo, Sevilla, etc. Además ha fichado como número dos en la lista de Madrid a Margarita Robles, lo que es tanto como poner una pica en Flandes. Que una persona de la categoría y solvencia profesional y personal como Margarita Robles se juegue su condición de magistrada del Supremo para formar parte de la candidatura de Sánchez, es algo que el PSOE nunca la agradecerá bastante. Es más, su fichaje es la única buena noticia que ha tenido el PSOE en mucho tiempo. Con el fichaje de Margarita Robles, Sánchez se ha apuntado un buen tanto. Aún así, es una pena que el PSOE se haya convertido en la casa de los líos. 

La casa de los líos