Incumplimientos

|

Decía acertadamente Tierno Galván que las promesas electorales están para no cumplirse. Y esta aseveración del viejo profesor ha sido muy entendida y seguida por los políticos. Aquí tenemos ejemplos “ a esgalla”  de incumplimientos. La remodelación de la Plaza de Armas, que nos costó muchísimo dinero con el rescate en la anterior legislatura, duerme el sueño del olvido. Los famosos convenios con Defensa han sido tantos y tan olvidados que la ruina invade Sánchez Aguilera y otros recintos. El tren al puerto exterior ni por un trazado ni por otro; está desaparecido lo mismo que la conexión ferroviaria con A Coruña para hacer un AVE de verdad hasta Ferrol. Y muchos más. En cuanto a plazos de obras, las de Irmandiños iban a estar listas en febrero y seguimos con ellas sabe Dios hasta cuándo; por Canido saben que tres meses son tres años; los arreglos en los mercados tres cuartos de lo mismo. Y así podíamos seguir casi hasta el infinito. ¿Algún día cumpliremos? Lo dudo.

 

Incumplimientos