El derbi desde el banquillo

Rubén de la Barrera y Cristóbal Parralo
|

Parralo: “Entrega, sacrificio e intensidad son innegociables”

No hay nada que impida que el Racing lo deje todo en el campo para intentar derrotar al Deportivo. Así lo asegura el entrenador del equipo ferrolano, un Cristóbal Parralo que es consciente de la importancia que tiene el duelo “en el aspecto emocional y por la trascendencia por la situación que tenemos los dos”. Por eso, a pesar de lamentar que no puede haber aficionados esta tarde en A Malata, adelanta que “la entrega, el sacrificio y la implicación de todos va a ser máxima para intentar ganar el partido. ¡Es que no puede ser de otra manera!”.


A pesar de no tener demasiado tiempo para implantar lo que pretende, el preparador explica que “hay que estar en las mejores condiciones posibles para afrontar cada partido”. De ahí que lo que haya tratado en los últimos días es “no introducir demasiadas cosas para que el jugador tenga claras las que metamos”. Además, el técnico explica que “he llegado hace poco, intento dar oportunidades y el que la quiere sabe que la única opción de no salir del once titular es dejarlo todo en el campo”.


Lo que sí tiene claro el entrenador es que “intentaremos ir a buscar el partido, igual que el Deportivo, pero cada uno con sus armas. El que lo logre será el que se lleve el gato al agua”. Y, aunque ejercer de local es lo que peor se la ha dado al Racing en lo que va de campeonato, el prearador apunta que “tenemos fe, confianza y estamos trabajando bien. Por eso esperemos que los resultados en casa sean más favorables a partir de ahora”.


Presión

Racing y Deportivo empezaron la temporada con la vitola de ser candidatos a estar en la parte alta de la tabla clasificatoria, así que los irregulares resultados cosechados hasta ahora han aumentado ls prisas y la precipitación en su entorno. De ahí que no cree que la necesidad del Deportivo pueda jugar a favor del Racing, porque “nosotros estamos en una situación similar”. Por eso espera que el cuadro verde sepa leer el duelo, porque “los partidos hay que trabajarlos, hay que madurarlos, hay que intentar llevarlos a donde nos interesa para intentar conseguir los tres puntos que tanto necesitamos”.


A la hora de explicar la situación en la que está la tabla clasificatoria del subgrupo 1-A, Cristóbal Parralo concede que “equipos que en principio no tenían la vitola de esta arriba sí que lo están, quizás porque juegan con menos presión”. Por eso, a pesar de que cree que “si esto fuera un campeonato normal las cosas serían diferentes”, también considera que “esto es lo que hay, algunos equipos se han visto arriba, han cogido mucha confianza... y a ver quién los baja de ahí”.


Así que, si una derrota siempre afecta a quien la sufre, el preparador racinguista cree que “con el poco margen de maniobra que hay ahora, mucho más”. El entrenador del equipo ferrolano, sin embargo, no quiere pensar en eso, sino que apuesta por “afontar el partido con confianza plena en lo que vamos a hacer y, a partir de ahí, que sea lo que tiene que ser. Pero nosotros no podemos estar con miedos ni con la incertidumbre que te puede dejar un partido. Hay que estar centrado y salir con la confianza necesaria para ganar”. 


De la Barrera: “Hay que superar el nivel al que rinda el rival”

Después de romper el pasado domingo frente al Guijuelo la racha de siete jornada sin ganar que llevaba, el Deportivo espera que ese resultado lo ayude de cara al partido contra el Racing. Así lo explica el entrenador del equipo herculino, Rubén de la Barrera, que asegura que “el hecho de ganar nos tiene que espolear para competir y ser mejores que el Racing”. El preparador, eso sí, destaca del cuadro verde que “es un equipo con una buena organización, intenso y agresivo y que aprovecha sus opciones. Así que como no estemos al cien por cien...”.


De la Barrera, que espera que en A Malata se vea un partido “bueno, con dos equipos que quiere mandar y plagados de buenos jugadores”, apuesta por eso por que el Deportivo sea capaz de potenciar sus virtudes y minimizar las del Racing. “Cada partido tiene sus matices y trataremos de adaptarnos a lo que nos vamos a encontrar en A Malata”, dice el entrenador herculino.


Será la manera de intentar buscar una victoria que para el cuadro coruñés es “muy importante, no nos vamos a engañar. Tenemos claro lo que tenemos que hacer en Ferrol y no podemos cometer errores como los que nos costaron la derrota frente al Compostela o el Coruxo. A nivel individual cada uno tiene que ofrecer lo que tiene en pos del colectivo para, de esta manera, ser mejores que el Racing”.


Disputada

Ganar en A Malata permitiría al Deportivo dar un paso adelante hacia la clasificación entre los tres primeros para seguir en la lucha por el ascenso a Segunda. Y, a pesar de que Rubén de la Barrera está convencido de que “la clasificación estará disputada hasta el final, porque cada jornada hay un equipo que se deja puntos y a estas alturas puede ser definitivo para alguno”, también es consciente de que “si los tres que están arriba ganan lo que tienen que ganar va a ser difícil sacarlos de ahí”. Pero reconoce que “si hay alteraciones afectará a los que estamos detrás”.


Para imponerse en el campo ferrolano, De la Barrera vaticina que el Deportivo tendrá que estar a un nivel muy alto durantre lo que dure el encuentro. Y es que el preparador apunta que “espero un Racing superactivo... y nosotros tenemos que serlo más que ellos”. De ahí que vaticine un “partido físico, en el que haya mucha lucha y toda ese serie de detalles que nos acercan o no a la victoria, esas pequeñas cuestiones que son decisivas para el resultado”.


Además, el Deportivo ha preparado de manera especial las acciones a balón parado, donde cree que el equipo ferrolano tiene una de sus principales armas. El técnico explica que “a nivel defensivo hay que estar atentos y concentrados para que no ocurra nada, porque tienen gente importante que va con todo”.En cambio, a nivel ofensivo para el preparador es difícil explicar por qué el Deportivo apenas marca así. “Habrá que entrenarlo más”, dice. 

El derbi desde el banquillo