Revés de un valiente O Parrulo

Isma, muy participativo en todo el partido de ayer, en una imagen de archivo del duelo ante el Cartagena en A Malata | Jorge Meis
|

La valiente apuesta de O Parrulo ante el Viña Albali Valdepeñas se estrelló contra un auténtico muro, el portero de la escuadra anfitriona, Edu Sousa, que impidió con su notable actuación que el cuadro departamental obtuviese su más que merecida recompensa.


Tras unos minutos iniciales de tanteo, O Parrulo demostró mayor profundidad en su ataque encadenando varias acciones de peligro, con disparos de Adri e Iago, en dos ocasiones, que el meta luso se encargó de desbaratar anticipando lo que sería su estelar actuación. Porque ayer, si algo decantó el choque fue la efectividad de una y otra escuadra y la del Viña Albali fue elevada en una primera parte en la que, en apenas tres minutos –5 y 8–, Catela y Cainan pusieron por delante a los locales aprovechando algunos minutos de sufrimiento de O Parrulo, incapaz de retener demasiado tiempo el balón en su poder.


Tras esos instantes volvieron los ferrolanos a la carga, con varias acciones de mérito, la más clara obra de Adri que, en el 17, por dos veces estuvo a punto de batir al meta portugués de potentes disparos. La mala suerte se cebó con el meta de O Parrulo, Marc García que casi al filo del descanso no fue capaz de despejar un lanzamiento de Catela. El guardameta dejó el balón muerto y Álex se lo sacó de las manos para subir el 3-0 al marcador.


La segunda parte arrancó con el Viña Albali muy incisivo. O Parrulo trató de cambiar el discurrir del choque introduciendo en el minuto 26 a Miguel como portero-jugador. Una estrategia muy efectiva pues arrebató el balón a su oponente y lo metió atrás.


El partido se convirtió en un monólogo del cuadro que dirige Héctor Souto, que se replegaba bien y no pasaba apuros cuando le tocaba defender mientras que, en ataque, circulaba el balón con paciencia y sometía la meta de Edu Sousa a un continuo bombardeo de disparos lejanos que el inspirado meta repelía una y otra vez. Redujo distancias Thalles mediada la segunda parte con un lanzamiento que rechazó Edu pero acabó colándose tras dar en un defensa.


Pero casi acto seguido Chino aprovechó una de las pocas imprecisiones ofensivas de O Parrulo para marcar desde su campo a portería vacía. Los ferrolanos no se rindieron pero su acoso continuo sobre meta rival encontró el pobre premio de un único gol más, insuficiente para al menos recuperar un punto más que merecido.

Revés de un valiente O Parrulo