Ferrol es la ciudad más envejecida y acusa una de las peores crisis demográficas de su historia

El municipio presenta la mayor tasa de mortalidad de las siete grandes urbes gallegas, según datos del Instituto Galego de Estatística | jorge meis
|

Tan solo hay una estadística en la que Ferrol se supera cada año desde décadas e incluso bate récords nacionales: la tasa de envejecimiento. La urbe naval, proclamada en varios ocasiones “la ciudad más vieja de España” sufre una crisis demográfica sin precedentes que se agudiza cada década y para la que parece no haber una solución tangible.
El informe sobre población presentado esta semana por el Instituto Galego de Estatística vuelve a situar a Ferrol –a fecha de 2017– como la ciudad más envejecida de Galicia, con unos datos que, extrapolados a nivel nacional, son todavía más preocupantes, pues la comunidad gallega ya es la segunda con más gente mayor de España.
Uno de los datos que más llama la atención es el índice de envejecimiento, que mide la relación entre la población mayor de 64 años y la menor de 20. La media gallega de esta tasa es de 154 –solo superada por Asturias– y Ferrol se sitúa en 183. Es decir, que por cada 100 menores de 20 años hay 183 mayores de 64. Este índice era de 163 en 2012.
Correlativamente preocupa otro dato como es la edad media de la población, donde Ferrol también ocupa el primer puesto entre las grandes ciudades gallegas y españolas. En la última medición la cifra también se ha disparado hasta los 48,3 años, pero el dato es todavía peor entre las mujeres, pues la edad media de las vecinas de la urbe es de 50,5 años.

La pirámide poblacional de Ferrol tiene forma invertida. Su estructura es mayor en la cima que en la base. Y es que el 64% de su población tiene entre 15 y 64 años y el 27% superan los 65, mientras que tan solo un 10,8% son menos de 15 años.
Esta situación no se da, como pudiera ser, por la longevidad de los vecinos. De hecho, Ferrol presenta la mayor tasa de mortalidad de las siete grandes urbes gallegas, con 12 defunciones por cada 1.000 habitantes en 2016. Por lo tanto, tal y como apuntan algunos informes como el realizado por el Consello Económico e Social de Galicia, la clave parece estar en la baja natalidad y en la emigración de los jóvenes en los últimos años.

Emigrantes
Una receta, quizá la más recurrente, para afrontar una crisis demográfica como esta es, según los expertos en la materia, la llegada de inmigrantes jóvenes. Algo difícil de imaginar en un contexto laboral como el de la comarca. Además, los datos refrendan que Ferrol es la ciudad con menos población extranjera de las grandes urbes, con tan solo un 2,1%.
Como cabe esperar debido a esta crisis demográfica, la ciudad también presenta la mayor tasa de pensionistas de Galicia, concretamente 229 personas como cada mil habitantes. El único dato positivo que se extrae de este último estudio del Instituto Galego de Estatística sobre la población de la comarca es que Ferrol mantiene el mayor importe de pensiones de Galicia.
En concreto, la media es de 1.123 euros –un 27% más que en la comunidad gallega–, aunque en el caso de los hombres se dispara hasta alcanzar los 1.386 euros.

Ferrol es la ciudad más envejecida y acusa una de las peores crisis demográficas de su historia