El juez requiere a Albanese facturas de obras realizadas para políticos locales

foto de archivo del registro efectuado en el concello en presencia del juez morán –izquierda– d. alexandre
|

Las declaraciones efectuadas por los 24 trabajadores que durante los últimos años formaron parte de la plantilla de Albanese ante la Policía ponen de manifiesto que la empresa supuestamente beneficiada por un trato de favor en las adjudicaciones del Concello de Ferrol realizó obras en los domicilios de varios políticos, aunque en la mayoría de los casos sea por comentarios que oyeron a compañeros. De hecho, solo uno de los trabajadores relaciona la lista de personas a las que, supuestamente, se realizaron obras particulares.

Las investigaciones ordenadas por el juez instructor, Alejandro Morán Llordén, tienen por objeto comprobar si esos trabajos pueden guardar alguna relación con la contratación de obras públicas, motivo por el que el siguiente paso será el análisis de toda la documentación de que disponga la empresa, a partir del año 1998.

En este sentido, Morán Llordén ha autorizado a los miembros de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de A Coruña a requerir de Albanese y Galitalicia los asientos contables, libros de contabilidad, facturas realizadas, vales, pedidos o cualquier otro documento relacionado con la realización de las obras o trabajos llevados a cabo para diferentes políticos locales.

En concreto, se cita la colocación y barnizado, en 1998, de unas escaleras de madera en una casa situada en San Xurxo, propiedad del exalcalde popular Juan Blanco; así como la realización de un trabajo en una vivienda del que en esa época era teniente de alcalde, Román Cenalmor. También solicita documentación de obras efectuadas entre los años 1998 y 1999 en el piso de la que entonces era concejala de Parques y Jardines, Margarita López Pardo, consistentes en el pintado de toda la vivienda.

Se piden, asimismo, datos contables de trabajos de pintura y parquet en el domicilio de Xosé Xermán Lastra, durante el gobierno del BNG.

Ya en el 2002, se requiere documentación de obras de pintado en la vivienda de Manuel Bustabad, y en el mismo ejercicio y el siguiente, de trabajos de pintado y barnizado en un chalé de Seselle y de un piso en Ferrol, propiedad, ambos, de un aparejador.

También se demanda información contable de los trabajos de pintura en un bar alquilado por el edil Gerardo López Castrillón; en el piso del actual alcalde, José Manuel Rey Varela, en el 2007; y obras de rehabilitación de una casa en Monfero propiedad de la madre de la aparejadora imputada Mar Piñeiro. La última actuación relacionada se refiere a la canalización de aguas en el chalé de un fiscal de A Coruña ubicado en Sada.

 

Testigos

La mayoría de los trabajadores de Albanese manifiesta haber trabajado en viviendas particulares, pero dice desconocer a quién pertenecen. Otros hablan de referencia, por lo que aseguran haber escuchado comentar a compañeros que llevan muchos años en la empresa, y apuntan frases tales como: “De esta obra no vamos a ganar nada, porque es todo por la cara, que era para el concejal” y “Si en el Ayuntamiento no robaran como roban, las calles de Ferrol estarían hechas de mármol”.

 

El juez requiere a Albanese facturas de obras realizadas para políticos locales