Abanca supera el test de estrés con un 70% más de holgura que lo exigido por BCE

|

Abanca obtuvo una holgura de 814 millones de euros, un 70 por ciento más de lo exigido por el Banco Central Europeo (BCE) en el escenario más adverso de los test de estrés, según informó la propia entidad bancaria, que se  mostró muy satisfecha con los resultados.

Esta cifra supone un ratio de solvencia de 9,14% en 2016, que supera en 3,64 puntos el 5,5% mínimo exigido por el BCE, y que supera la media del sector, situada en el 8,98%. El análisis de la calidad de los activos y su reducido impacto del 0,07 sobre el ratio de capital, “sitúa a Abanca como una de las entidades con la cartera de crédito mejor clasificada y provisionada”.

elevado saneamiento

El buen resultado obtenido por Abanca en la evaluación del BCE “obedece a su alto nivel de capitalización y al elevado saneamiento realizado en su balance”.

La entidad presenta un limitado deterioro de la cartera crediticia que se produciría en el escenario adverso, y una gran capacidad de generar resultados en esas condiciones adversas.

En un escenario menos agresivo contemplado en estas pruebas, denominado base, Abanca es una de las entidades con mejor ratio de solvencia en 2016, con un 13,89.

La entidad se posiciona en tercer lugar con menor ajuste por ratio de solvencia y por calidad de activos.

La banca española en su conjunto superó los test de estrés con un extra de capital de 56.000 millones de euros en el peor de los escenarios previstos por el Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria Europea en su examen.

Las 15 entidades españolas son capaces de mantener un capital de al menos el 5,5% a cierre de 2016 tras vivir un hipotético nuevo episodio de turbulencias.

Liberbank, a pesar de que es el único banco español que en 2013 presenta un déficit de capital en la revisión de sus activos –una de las fases de la prueba– pasa los test de estrés y alcanza un 5,6%.

En el lado contrario, Kutxabank y Bankinter figuran como las entidades más solventes, con un 11,9% y un 11%, seguidas de cerca por BFA-Bankia, un 10,3%; La Caixa, un 9,3%; y Abanca, un 9,14 %.

A continuación figuran el BBVA, un 9%; seguido del Santander y Unicaja, ambos con un 8,9%; por encima del 8,3% del Sabadell y el 8,1% de BMN.

Por debajo aparecen el Grupo Cajamar y Catalunya Banc, ambos con un 8 por ciento; Ibercaja, un 7,9 por ciento, y el Popular, con un 7,6 por ciento.

Con esas cifras, el sistema financiero español tiene un superávit de capital que alcanza los 56.046 millones a cierre del año 2016. 

Abanca supera el test de estrés con un 70% más de holgura que lo exigido por BCE