Los trabajadores de Privilege se hacen por fin con la propiedad de la empresa

Diario de Ferrol-2013-10-04-007-7f98fa93
|

Después de más de dos años de lucha, los trabajadores de Privilege Advanced Surfaces son por fin propietarios y nuevos gestores de la empresa. Los representantes de Seaquarz, la sociedad laboral constituida por la propia plantilla tras la quiebra, firmaron ayer ante notario en A Coruña la operación de compra de la fábrica naronesa, de la que el grupo italiano Godi solo se llevará una línea de producción y otra de elaboración.  
Hasta aquí han llegado 39 de los 70 trabajadores que vivían en su día de la fábrica, después de un empeño por momentos agónico que se ha topado con incontables contratiempos. Los exempleados de Privilege pagarán por la planta 2,6 millones de euros en tres plazos y pondrán en marcha un plan de negocio con el que, de momento, recuperarán sus empleos. Francisco Zurita, portavoz de la firma Seaquarz, confirmó ayer a esta redacción la formalización de la escritura y explicó que en unos días se darán a conocer más detalles del nuevo proyecto empresarial que ahora se pone en marcha.   
El grupo italiano Godi, el principal accionista de Privilege, llevó a la compañía al proceso de liquidación, en gran medida como consecuencia de las dificultades financieras que atravesaba en su país de origen. E inesperadamente se convirtió también después en el principal competidor de los trabajadores en su empeño por hacerse con la fábrica naronesa. Como se recordará, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña adjudicó a los italianos la subasta de la empresa, una operación que después no llegaron a culminar por falta de liquidez. De hecho, Godi adeuda a la Xunta de Galicia cerca de cuatro millones de euros, fondos que la administración autonómica había aportado en diferentes momentos y que se convirtieron, en los últimos meses, en un importante escollo para llevar a buen término las negociaciones.
Seaquarz volverá a fabricar tableros de conglomerado pétreo de los que se emplean en las encimeras de las cocinas y su mercado estará, según el plan de negocio que lleva esperando más de un año a ponerse en marcha, principalmente en el extranjero. La planta, situada en el polígono de As Lagoas, inicia su tercera vida después de haber pertenecido a Tilestone y a Privilege. n

Los trabajadores de Privilege se hacen por fin con la propiedad de la empresa