El largo trayecto de Guillermo Rodríguez al Mundial chino

|

Con un nuevo récord nacional debajo del brazo tras su actuación el pasado mes de junio en la competición de Nove Mesto, en la República Checa, Guillermo Rodríguez inicia en la madrugada de hoy su largo desplazamiento a tierras chinas, en donde hará frente al Campeonato del Mundo. .
Después de lograr una puntuación de 684 en la competición checa, ahora el ferrolano afronta como uno de los miembros de la selección nacional un Mundial de Pekín que arrancará el martes con los entrenamientos oficiales, si bien será el miércoles cuando Rodríguez entre en el campo de tiro. “Voy muy motivado y confiado”, comenta el tirador local pocas horas antes de tomar un avión a Madrid para posteriormente realizar un largo viaje que lo llevará, antes de a China, a los Emiratos Árabes. Casi 32 horas de traslado hacia un Mundial en el que Rodríguez espera “terminar mejor y más contento que en los Juegos de Río. Ahora a nivel psicológico estoy mejor, he ganado muchos enteros gracias sobre todo a los consejos del nuevo federativo y también a un nuevo material que, aunque ya lo tenía en Río, ahora va mejor”, comenta confiado y tranquilo un arquero ferrolano que ya sabe lo que es verse en estas lides, ya que además de en los últimos dos Juegos –ocupando la cuarta posición en Londres– tomó parte en el Mundial de Bangkok, entre otras citas de relevancia internacional. Rodríguez competirá, como es habitual, en un cuadro de compuesto en el que compartirá línea de tiro con otros 74 tiradores, procedentes de más de una treintena de países. Una cantidad en la que también hay mucha calidad y como bien indica el local “el nivel está tan alto que el primero puede perder contra el último”, aunque el ferrolano confía en su buen momento de forma y de cabeza para “estar entre los diez primeros. Tengo técnica y talento para hacerlo”. 

Exigencia
Y así lo demostró en una fase clasificatoria para esta competición mundial en la que solo él logró el billete a China, al conseguir una media superior a los 670 puntos exigidos por la Federación Española para acceder a la selección de compuesto adaptado –en su primer Gran Premio, el de Madrid, Rodríguez ya firmó 683 que, junto con los 675 del Nacional, le dieron el pasaporte mundialista–. Con él viajará Carmen Rubio, por lo que las opciones de podio se multiplican por tres al estar presentes en las citas de compuesto masculino y femenino y mixtos. “El nivel del ‘para-archery’ está muy alto y los criterios de la Federación se establecieron para llegar a ese nivel”, comenta un Rodríguez que continúa manteniéndose en la elite nacional e internacional de una modalidad exigente y con pocas ayudas, medios o motivaciones, ya que como él mismo explica “cuando empecé en el 2010 en los Nacionales éramos unos quince tiradores y ahora somos tres o cuatro”, reflexiona un paralímpico ferrolano completamente recuperado de sus molestias en el hombro y que se ha centrado en tirar “flechas con calidad, en lugar de cantidad”, en unos entrenamientos  ahora en solitario tras la lesión del también internacional pontés Xaquín Mira. Un trabajo que le hace afrontar esta cita con “humildad, y esperando que no pase nada y que pueda hacer allí lo que hago en Mandiá”. l

El largo trayecto de Guillermo Rodríguez al Mundial chino