El Coruña quiere confirmar la salvación en su pista maldita

|

El Basquet Coruña necesita dar un vuelco completo a la historia para conseguir una victoria que le otorgue la permanencia matemática, ya que visita su cancha maldita: Pumarín, donde no ha ganado nunca. 

El conjunto astur, tercer clasificado, viene de perder en Huesca (68-66), donde el porriñés Javi Rodríguez arrancó con un quinteto 100% extranjero y donde terminó una racha de seis triunfos consecutivos, eso sí, cuatro de ellos contra equipos del furgón de cola. 

El Basquet Coruña todavía no sabe lo que salir victorioso de la pista carbayona, ni en Oro (seis visitas) ni en Plata (dos). Una parte de la condición de bestia negra del conjunto astur, que en el historial de enfrentamientos domina por un abrumador 14-3. 

Menos fortín
Sin embargo, el fortín ya no lo es tanto: el Oviedo perdió sus tres primeros partidos del curso como local (Bilbao, Palencia, Melilla).También cedió ante Ourense. El balance en casa es de 10-4.

El pasado 15 de diciembre la ‘marea naranja’ dejó atrás cuatro años y once meses de derrotas contra el Oviedo, al que superó, en la jornada 13, por 98-76, en el, posiblemente, mejor partido del curso de los pupilos de Gustavo Aranzana, seis de los cuales alcanzaron los dobles dígitos en anotación: Stephens, Bulic, Pino, Sabin, Araujo y Xavier. 

En aquella ocasión, Monaghan, lesionado, lo vio desde la banda. Tampoco estaban, en las filas visitantes, Steven Spieth, que llegó en enero, ni Bryce Douvier, sustituto del lesionado Matti Nutinen –uno de los referentes– y que lleva seis partidos con un equipo que a finales de noviembre perdía, por una lesión grave de rodilla, a otro de sus líderes, el base Fran Cárdenas. 

Además, a finales de enero, el prometedor alero Josep Puerto, cedido por el Valencia Basket, regresó a casa para intentar recuperarse de los problemas de espalda que solo le dejaron jugar seis encuentros. Su hueco lo ocupó Spieth.

El Oviedo basa una gran parte de su éxito en la defensa, la segunda mejor de la competición (solo el Bilbao Basket encaja menos). Pero también es fiable al otro lado de la pista: segundo en el ránking de tiros de campo (46,9%) y de asistencias (16,8) y líder en puntería desde el arco (39,6%). 

Sus poca debilidades están localizadas en el rebote ofensivo (7,1) y, pese a ser un equipo defensivo, roba escasos balones (5,7). En ambas facetas es el peor del campeonato. Tampoco es demasiado fiable desde el 4,60: su 71,9% de acierto es el quinto más bajo de Oro.

Aranzana cuenta con dos dudas para hoy, Pablo Ferreiro y Quinton Stephens, a quien su maltrecha rodilla derecha continúa sin darle tregua.

El Coruña quiere confirmar la salvación en su pista maldita