Arranca la construcción del flotel para Pemex con el corte de chapa

NAVANTIA CORTE DE CHAPA FLOTEL
|

La dilatada y azarosa maduración del contrato del flotel para Pemex vivió ayer su primer hito “físico” con el corte de chapa del barco de apoyo a plataformas en el taller de Elaborado. Así lo definió el representante en el acto de la petrolera mexicana, José Luis Hernández, subdirector de Fletamientos de la filial PMI, que fue la madrina de la oferta de Barreras y Navantia en el concurso que culminó a finales de enero con la adjudicación final.
Como estaba anunciado, no acudió ningún alto cargo de la compañía ni de su propietaria, la SEPI, pero sí de la multinacional mexicana, que a través de su portavoz, el propio Hernández, expresó la alegría de Pemex por que Navantia “esté cumpliendo en tiempo y forma de acuerdo a lo que está pactado en el contrato”. Sin restar importancia al primer corte de chapa, el representante de Pemex recordó que detrás de este acto simbólico “hay muchas horas de ingeniería y planificación” y añadió que en ello se ha estado trabajando antes de que entrase en vigor el contrato. Insistió Hernández en la “confianza” que produce el hecho de que Navantia cumpla escrupulosamente con los plazos previstos en la fase de “planeamiento”  y aseguró que igual de satisfactorio para la petrolera, participada mayoritariamente por el Gobierno mexicano, es “reforzar un lazo con España, que siempre ha sido un país hermano de México”. 
En esa línea, y aunque no pudo concretar nada más porque  todo se encuentra todavía en la fase de estudio, el subdirector de Fletamientos de PMI aseguró confiar en que “en un futuro haya algunos otros eventos similares”. Hernández sí se refirió al nuevo marco que creará la reforma energética que esta preparando el Gobierno y a la demanda de “industrias altamente cualificadas” como Navantia, que requerirá su implementación.
El director del proyecto, Jesús Fernández, desgranó las líneas maestras de una obra que, además de poner fin a un largo periodo de sequía en el taller –en concreto desde que se fabricaron los cinco bloques para el programa de los destructores de la Marina australiana– supone el regreso del astillero público a la actividad civil tras casi treinta años de monocultivo militar. 
“Para nosotros”, apuntó, “es un acontecimiento fantástico y esperado, como es el comienzo de un barco de nuevo en estas instalaciones. Estamos orgullosísimos del armador que tenemos y enfocamos el trabajo con todo el entusiasmo del mundo”. 
Fernández explicó que la construcción del flotel “supone todo un reto” pero descartó que el proyecto entrañe dificultad alguna. “El astillero”, añadió, “está perfectamente preparado, con medios y recursos suficientes, para atender este tipo de artefactos off-shore”. 
A partir de ahora, recordó este responsable, Navantia dispone de un plazo de 28 meses para entregar el trabajo, en concreto el 16 de julio de 2016.  “Tenemos que cumplirlo sí o sí, y en eso estamos poniendo todo nuestro empeño”, manifestó Fernández. 
El proceso irá quemando etapas en las próximas semanas. Así, el personal del taller de Elaborados en el que ayer empezó la construcción “material” del flotel, unas 70 personas, iniciará el trabajo en dos turnos, de mañana y tarde, a partir del  día 9 de junio. Por la nave pasarán la chapa y los perfiles de los 86 bloques que conforman el flotel. La primera, de dimensiones de 7 por 2,9 metros, 13 milímetros de espesor y 2.000 kilos, integrará el bloque 230, que se corresponde co el doble fondo de la cámara de máquinas. 

empleo
Con el corte de chapa y el inicio de la producción –que, según aseguraron ayer los responsables del taller, será “continua” a partir de hoy mismo– se recuperará una parte de la actividad en los talleres del astillero. El director del proyecto, Jesús Fernández, explicó que la curva de empleo estará en su punto álgido entre la puesta de quilla y, sobre todo, la botadura –es decir, entre octubre de este año y del próximo–. “Alrededor de la botadura”, concretó, “es cuando la curva tiene el máximo de demanda en recursos. No obstante se estabilizará allá por la puesta de quilla, cuando ya todos los talleres estarán ‘full time’ y la grada empezará a funcionar”.
En términos de empleo, el algo más de un millón de horas de trabajo que queda por delante –más las 150.000 de ingeniería– podrá ocupar simultáneamente a entre 300 y 400 trabajadores en el periodo álgido del programa, entre el otoño de 2014 y 2015. n

Arranca la construcción del flotel para Pemex con el corte de chapa