En busca de la tranquilidad

última sesión de trabajo para la plantilla verde nada más llegar a trujillo
|

 

La liga regular del grupo I va llegando a su fin y los perseguidores del Racing porfían en alcanzar a la formación líder desde la séptima jornada. De ahí que el equipo ferrolano tenga cada vez menos margen de error para conservar esa primera posición y, de esta manera, tener más posibilidades de acabar logrando el ascenso a Segunda, su objetivo de esta temporada. Así que, después de las victorias del Logroñés –el jueves– y el Tudelano –ayer–, al cuadro verde no le queda más remedio que imponerse al Cacereño este mediodía –12.00 horas, Príncipe Felipe– si no quiere que su renta al frente de la tabla clasificatoria se vea reducida a cuatro puntos, que podrían llegar a ser solo tres si no se puntúa en Extremadura y el Racing de Santander vence en su visita a Burgos. 
Después de llegar hasta aquí, la plantilla racinguista no quiere que nada lo desvíe de su camino hacia el título de la liga regular. Así que, al margen de los desencuentros propios y de las dificultades que le planteen los rivales , su intención es la de mantenerse lo más unido posible en su camino hacia el ascenso. En esta ocasión, su enfrentamiento ante un rival que se está jugando la permanencia en la categoría parece una prueba exigente por las urgencias de un rival que, después de una buena primera vuelta, ha entrado en una diñámica negativa de resultados que le hacen ser el peor conjunto de la que va de esta segunda vuelta liguera. 

dificultades
Este partido resulta una sucesión de pruebas de adaptación para el Racing que, además de jugar por la mañana –con cambio de hora incluido–, horario al que no está acostumbrado, lo hará en un escenario que a lo largo del campeonato no se ha destacado por el buen estado de su terreno de juego. Al contrario, el equipo ferrolano va preparado para realizar un partido práctico, en el que tenga que sacrificar la vistosidad de su juego en favor del rendimiento como manera de tratar de llevarse los tres puntos.
Empezando por mantener la puerta a cero, algo que el cuadro verde ha conseguido en ocho de los últimos nueve partidos y que espera lograr hoy para garantizarse, al menos, un punto. Será la confirmación de la mejoría defensiva que ha experimentado ya desde hace algunas semanas y que, unida a la capacidad de sus jugadores ofensivos, suele ser el requisto para que el cuadro verde logre la victoria, tal y como ya alcanzó en seis de esos encuentros en los que acabó con la portería a cero, lo que le permite estar en su sólido liderato.
Además de esta eficacia defensiva, y al margen de las bajas, el Racing espera demostrar que dispone de ingredientes de sobra como para hacerse con el triunfo en cualquier escenario. Será esa la manera de dar un paso más en busca del título del grupo I de la categoría de bronce nacional.

En busca de la tranquilidad