El comité de Navantia urge la orden del BAM y critica que el flotel ocupe solo a 180 trabajadores

Manifestacion Navantia
|

Los trabajadores de Navantia salieron ayer en manifestación hasta la puerta del Arsenal Militar, el símbolo del Ministerio de Defensa que ahora “tutela” su empresa. Una vez más exigieron explicaciones sobre qué consecuencias va a tener la transferencia de responsabilidades al departamento que dirige Pedro Morenés y, con el conocido telón de fondo de la falta de ocupación, pusieron el acento en urgir la orden de ejecución del Buque de Acción Marítima (BAM).
El portavoz del comité, Ignacio Naveiras, explicó que en estos momentos el flotel de Pemex, la única obra de nueva construcción que tiene en marcha la unidad productiva Fene-Ferrol, ocupa en estos momentos únicamente a unos 180 trabajadores entre plantilla propia y de empresas auxiliares. Están en fase de prefabricado ocho bloques por parte de Maessa, otros ocho de Ainair –en ambos casos de los lotes que se adjudicaron antes del verano, por el modelo negociado y sin publicidad– y cuatro a cargo de la principal. Además, se han cortado aquí las chapas para otros catorce bloques y en Gijón están preparados los aceros para otros ocho.
Desde mayo, cuando se realizó el primer corte de chapa, solo se han terminado dos bloques y se prevé que de aquí a final de año estén listos otros 15. Se han asignado diez personas a la prefabricación de cada bloque, una tarea que las ocupa durante dos meses, y a tenor de lo que explicó ayer Ignacio Naveiras, el nuevo modelo de organización de Navantia no abrirá la puerta a acelerar el ritmo de trabajo. Ello pese a que el 60% de la plantilla del astillero, formada por más de dos mil operarios, está en situación de subactividad.
El 30 de octubre, si todo va según la planificación prevista, se celebrará la puesta de quilla en grada y en noviembre deberían estar colocados ocho bloques. “A este ritmo non se van acadar as peores previsións de emprego que tiñamos os sindicatos”, señaló Naveiras. No habrá ningún pico de ocupación, de seguirse este modelo de trabajo, y Navantia da a entender en su boletín interno que podría decidir más adelante asignar más bloques a Cádiz, después de que anunciase recientemente que trasladaría allí ocho. “En función de la evolución del programa se determinará la necesidad de reprogramar la actual previsión”, señala la compañía.
En opinión de Naveiras, ni tiene sentido desviar el corte de chapa a Gijón ni se está optimizando el uso de material, como se pretendía. “Tratan de copiar modelos do sector automovilístico, no que se traballa en cadea, e iso non vale para a construción naval. Están indo en contra de toda a lóxica que se utilizou aquí nos últimos 300 anos”, apuntó el portavoz de los trabajadores.

encargo
En este contexto, Naveiras reclamó la inmediata puesta en marcha del programa de construcción de los dos Buques de Acción Marítima (BAM) comprometidos –uno se construirá aquí y otro en Cádiz–, “sen retrasalo por intereses electorais”. El representante sindical criticó también “o silencio” del Gobierno central y de la Xunta sobre las consecuencias de la decisión, tomada en Consejo de Ministros, de poner al Ministerio de Defensa al frente de Navantia y de otras empresas del sector para reordenarlo.
La demanda de respuestas llevó ayer a los trabajadores, bajo una persistente lluvia, a plantar su pancarta a las puertas del Arsenal Militar de Ferrol. Tras una hora de movilización regresaron al astillero.

El comité de Navantia urge la orden del BAM y critica que el flotel ocupe solo a 180 trabajadores