Un vecino de Muros muerto y otros dos desaparecidos al hundirse el “Santa Ana”

|

La última tragedia en el mar se cebó con la localidad coruñesa de Muros, que llora la pérdida de uno de sus vecinos, Manuel Indalecio Mayo Brea, quien junto al portugués primer patrón del pesquero, Francisco Gomes Fragateiro, son hasta el momento las únicas víctimas mortales del naufragio del “Santa Ana”.
Muros se despertó con la fatídica noticia del hundimiento del pesquero “Santa Ana”, un arrastrero de bandera portuguesa y armador gallego que encalló en torno a las 05.30 horas en la costa asturiana.
El aviso lo dio otro pesquero que estaba faenando por la zona, el “Ciudad de Albufeira”, propiedad del mismo armador, y que como el “Santa Ana” estaba en plena campaña de xarda.
De los nueve tripulantes de la embarcación, cuatro de ellos eran vecinos de Muros, un joven ovetense que llevaba dos semanas de prácticas; además de dos personas de nacionalidad portuguesa y otras dos indonesias.
El único superviviente de la tragedia, Manuel Simal Sande, de 50 años y natural de Muros, pudo contar que la tripulación estaba durmiendo justo en el instante en que se produjo el hundimiento, tras embarrancar en la isla de Erbosa, la de segunda mayor tamaño del litoral asturiano, a solo media milla de la costa.
Estas declaraciones fueron las que hicieron pensar a unos y otros que los seis desaparecidos podrían permanecer atrapados en el interior del navío. Fue otro pesquero que faenaba en la zona el que logró rescatar con vida a Manuel, que ingresó con síntomas de hipotermia y policontusiones en el hospital de San Agustín de Avilés, donde permanece en observación.
El despliegue de medios permitió a primera hora la recuperación de dos cadáveres, identificados como los de Manuel Indalecio Mayo Brea, natural de Muros, y el portugués Francisco Gomes Fragateiro, primer patrón de la embarcación.

La crisis les llevó al mar
Manuel Indalecio, dedicado a la carpintería hasta que la crisis le dejó en paro, decidió echarse al mar y se embarcó en el “Santa Ana”. Al igual que él, Lucas José Mayo Abeijón era marinero desde hacía poco, trabajó en la construcción. A las puertas de su casa sus vecinos les lloraban a ellos dos y a Manuel María Tajes, el otro marinero muradano desaparecido. Lucas era el más joven, solo 33 años y dos hijos, uno de ellos de tres años que cumplió este domingo.
Los tripulantes que, al cierre de esta edición, permanecían aún desaparecidos, además de los dos muradanos, el ovetense Marcos del Agua Chacón (alumno en prácticas); el contramaestre portugués Víctor José Farinhas Braga, y los indonesios Suherman (mecánico) y Wasito (marinero). n

Un vecino de Muros muerto y otros dos desaparecidos al hundirse el “Santa Ana”