El USS “Carney” salda una deuda pendiente

Visita al USS Carney en Navantia Ferrol
|

El destructor de la Marina norteamericana USS “Carney” abandonará hoy el Arsenal de Ferrol para reanudar el tránsito de vuelta a su base de Mayport, en Florida, tras un despliegue de siete meses por el Mediterráneo y el océano Índico.
Tres días habrá durado la escala de descanso en el puerto local que los cerca de 300 miembros de la dotación aprovecharon no solo para visitar la ciudad naval, Santiago y A Coruña, sino también para confraternizar con  los militares de la fragata “Blas de Lezo”, que ejerció de anfitriona del buque estadounidense en las instalaciones ferrolanas.
El comandante del destructor, Edward Crossman, aseguró ayer en el transcurso de una visita a bordo organizada por la embajada, que esta escala debió de haber tenido lugar en el tránsito de ida hacia la zona de operaciones, entre octubre y noviembre, pero que un temporal desaconsejó efectuarla. Siete meses después, y de regreso a casa, el USS “Carney” salda por lo tanto una deuda pendiente.
El USS “Carney” es uno de los buques que a partir del segundo semestre del año que viene tendrán su base permanente en Rota, donde integrará el denominado escudo antimisiles. En estos momentos se encuentra ya en el puerto andaluz otra unidad de la clase Arleigh Burke, de la que el destructor que estos días estuvo en Ferrol es la decimocuarta unidad.
El capitán de fragata Crossman aseguró sentirse como en casa  porque las relaciones entre ambas Marinas “siempre han sido muy estrechas” a todos los niveles, incluido el tecnológico. “Los sistemas de los barcos, las plataformas... son muy parecidos”, reconoció Crossman, que recordó, asimismo, haber operado hace años con la primera unidad de la serie F-100, la “Álvaro de Bazán”. “Trabajar con unidades españolas es fácil y sencillo”, dijo.
Crossman evitó dar detalles de los cometidos que ha venido desarrollando durante su despliegue en el Mediterráneo oriental y el Golfo Pérsico, pero sí que han estado realizando misiones antipiratería, contra el tráfico de drogas, de seguridad marítima, control aéreo, así como ejercicios con patrullas de Marinas amigas, como la francesa y la de Arabia Saudí.

El USS “Carney” salda una deuda pendiente