La central de As Pontes alcanza todos sus objetivos medioambientales de 2017

La central de carbón y de ciclo combinado de Endesa en As Pontes de García Rodríguez
|

La central térmica de la corporación energética Endesa en la localidad coruñesa de As Pontes de García Rodríguez alcanzó todos sus objetivos de eficiencia y cuidado medioambiental marcados para el ejercicio 2017, según garantiza la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor). De acuerdo a la Declaración Medioambiental de la propia compañía para el pasado año, sus instalaciones lograron obtener grandes resultados en las áreas de gestión de residuos, eficiencia en todas las instalaciones y control de consumos.

Exigencias comunitarias
La central de ciclo combinado de As Pontes logró la certificación ambiental en dos de las normativas internacionales para esta clase de instalaciones, especialmente en el contexto de la Europa comunitaria: La EMAS (Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría) y la ISO 14001. De acuerdo a la certificación Aenor, la central se compromete cada ejercicio a establecer una declaración mediomabiental de la que se verifica el cumplimiento de una serie de requisitos para el presente, a la vez que se establece la hoja de ruta para el año siguiente.
Durante el período de 2017 la central ha logrado la aprobación en cuatro áreas principales: en la gestión ambiental mediante el sistema integrado multi-site, el control de residuos, el consumo de combustibles y la implementación de mejoras técnicas para la reducción en el tiempo de arranque de las turbinas de gas.
Mediante estas exigencias en el funcionamiento regular de las instalaciones se ha logrado alcanzar los estándares tanto de la ISO 14001 como de la EMAS. Estas normativas son muy similares en su aplicación –de hecho es posible obtener una tras cumplir los requisitos de la otra–, siendo la primera la más reciente. Básicamente se trata de reglamentos prácticamente parejos cuya principal diferencia es el ámbito de aplicación: La ISO tiene carácter global y fue desarrollada en el año 1996 (aunque modificada en 2004 y 2015), mientras que la EMAS proviene del ámbito europeo y entró en vigor en 1993, actualizándose a las nuevas exigencias de la Unión en 2009 y 2010.

Planes de futuro
Desde Endesa se han establecido ya ciertos puntos importantes en la hoja de ruta de cara al ejercicio que viene.
Por un lado se han comprometido a realizar actuaciones de mejora en la impermeabilización de los cubetos, mientras que por otro se adaptará el Sistema Integrado de Gestión a las normativas ISO 14001 y 9001 del 2015.
Por último se incrementará, además, el control sobre substancias peligrosas y se introducirán nuevos avances en la administración de residuos. l

La central de As Pontes alcanza todos sus objetivos medioambientales de 2017