Siete toneladas de alimentos en el nuevo almacén de la Cocina Económica

Inauguracion del Almacen de la Cocina Economica
|

La Cocina Económica inauguró ayer su nuevo almacén de víveres, situado a unos metros de la sede principal de la calle Rubalcava y que alberga ya en su interior 7,3 toneladas de alimentos. El alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela, y los concejales socialistas Natividad González Laso, María López y Jaime Pena, acompañaron al presidente, Antonio Tostado, y otros miembros de la directiva de la entidad en la visita a unas instalaciones en las que se han invertido en dos años 162.000 euros.
El almacén sitúa a la Cocina Económica a la vanguardia de los bancos de alimentos gallegos, como destacó González Laso y reconoció el propio Tostado al señalar que “vamos por delante en muchas cosas”, entre ellas la cantidad de personas atendidas proporcionalmente en comparación con otras ciudades –más de 350 al día– y, sobre todo, la gran subida en el número de usuarios, que se ha multiplicado por cuatro en los últimos años. Por este motivo, el presidente de la institución quiso agradecer la colaboración institucional pero especialmente la de la ciudadanía de Ferrol.

inspección de sanidad
La Cocina Económica invirtió 85.000 euros en la compra del local, a los que hay que sumar los 47.000 de las obras de acondicionamiento, 3.600 de las estanterías y 26.000 de las cámaras frigoríficas.
La entidad no ha querido dejar nada al azar y pidió una inspección de la Consellería de Sanidade para que comprobase que los trabajos realizados cumplen la normativa y poder corregir, de paso, algunos flecos antes de la entrada en servicio del almacén.
Las nuevas dependencias tienen la entrada por un callejón y una rampa que permite subir los palés con mercancía sin interrumpir el tráfico como sucedía hasta ahora. Unas mesas de clasificación de alimentos y unas impresionantes estanterías que duplican la capacidad de que disponía la anterior zona de almacenamiento completan, junto con las dos cámaras frigoríficas, la dotación de estas instalaciones. En los anaqueles figuran bien visibles las fechas de caducidad de los alimentos, un sistema de clasificación perfectamente organizado –tienen la certificación de calidad ISO 9001 que así lo acredita– que permite que el porcentaje de víveres que se pierde por este motivo sea prácticamente nulo.
La Cocina Económica mueve cada año en torno a 30 toneladas de alimentos –recibe 13 de no perecederos procedentes de Cruz Roja y muchas donaciones particulares– y tiene en stock alrededor de una cuarta parte.
El alcalde destacó la importancia de esta nueva infraestructura para completar y mejorar el servicio que se presta en la institución. n

Siete toneladas de alimentos en el nuevo almacén de la Cocina Económica