La Xunta asume la gestión del transporte urbano para “garantir” su continuidad

Diario de Ferrol-2019-05-08-010-9337f8bb
|

La Xunta acaba asumir la gestión del transporte urbano de Ferrol tras acreditar que esta “era a única alternativa viable para garantir os servizos de autobús” ante la inminente caducidad de las concesiones.

Desde el Ejectutivo Autonómico que preside Alberto Núñez Feijóo indican que el Concello “carece dun sistema definido” para cumplir en este año con su obligación legal como cuidad de más de 50.000 habitantes de prestar servicios de transporte urbano de manera directa. Así, durante el proceso de elaboración del Plan de Transporte Público de Galicia, la Xunta quiere recordar que se dirigió en diferentes ocasiones a la administración local –junto con la de Pontevedra, que se encuentra en la misma situación– para trasladarle la necesidad de aprovechar la caducidad de las actuales concesiones de transporte y poner así en marcha un sistema de autobús urbano como el que gestionan el resto de ciudades gallegas.

“Ante o último dos requerimentos do goberno galego, o Concello de Ferrol limitouse a trasladar, a finais do pasado mes de decembro, que tiña en marcha diferentes estudos sobre a demanda e as alternativas de xestión do transporte público”, aseguran desde la Xunta, al tiempo que indican que “evidenciouse que o Concello non estaba en condicións de cumprir os prazos e esixencias legais para contratar as novas liñas antes da caducidade das actuais”, hecho que se producirá en agosto.

Por eso, el gobierno gallego decidió sacar a licitación pública un contrato destinado a la prestación de los servicios de transporte en el municipio, “resolvendo, ademáis, vellas demandas como a da mellora da conexión do Hospital Naval”. Asimismo, la Xunta muestra su conformidad con la suspensión cautelar del procedimiento de licitación de las nuevas líneas hasta que el Tribunal administrativo de contratos públicos se pronuncie sobre el recurso anunciado por las patronales, aún no formalizado.

La Xunta asume la gestión del transporte urbano para “garantir” su continuidad