La Fiscalía mantiene su petición de tres años de prisión para los acusados de vender vieira tóxica

11 MARZO 2007 PAGINA 34 / 30 JULIO 2008 PAGINA 34 / 03 NOVIEMBRE 2008 PAGINA 15 ARES.- UNA PLAGA DE VIEIRAS LLENA LA PLAYA DE A CAMPA, EN SESELLE, EN EL MUNICIPIO DE ARES
|

El Ministerio Público mantuvo ayer su petición de penas de entre dos y tres años de prisión para los once acusados de, presuntamente, comercializar vieira tóxica, extraída de la ría de Ferrol, entre febrero y junio de 2011.

El juicio, del Juzgado de lo Penal número 1 de Ferrol, pero celebrado en la Audiencia Provincial de A Coruña por el número de procesados, continuó con la declaración de los peritos a la espera de que los letrados expongas sus conclusiones.

El Ministerio Público confirmó que eleva a definitivas las peticiones de penas. En concreto, para H.M.F.B y J.M.R.S, dos de las personas encargadas de la extracción y comercialización de la vieira. Para el resto de los procesados, F.J.V.F, –otro de los supuestos furtivos– R.C.T, M.J.P.C, M.P.M., además de J.A.L.P., J.J.D.P.,M.A.C.M, L.M.D.P y M.J.L.P, pide dos años de prisión.

A esta petición, por un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de géneros corrompidos, se suman penas de inhabilitación y multas.

Entre ellos, además de las tres personas consideradas responsables de la extracción, de forma ilegal, de vieira en la ría de Ferrol, hay hosteleros de A Coruña, Santiago y Bergondo, así como un camarero ya jubilado, una cocinera, un transportista y una vendedora ambulante.

La vista de ayer estuvo centrada en la declaración de un testigo, que confirmó que uno de los furtivos le regaló vieiras, pero rechazó, a preguntas de la Fiscalía, que ninguna de las siete personas que las consumieron hubiesen presentado algún problema por los supuestos niveles de toxicidad de las mismas.

Posteriormente, un perito ratificó, a preguntas de Fiscalía, que “el nivel mínimo” para presentar sintomatología por consumo de vieira tóxica es de 60 miligramos por kilo –la normativa comunitaria y autonómica vigente, según el Ministerio Público, establece un nivel máximo de toxina amnésica (ASP) de 20 miligramos por kilo– y que, a partir de ahí, supone “un potencial peligro crónico”.

En el caso de las vieiras incautadas, el Ministerio Público señala que algunas, como las 24 localizadas en un restaurante de Bergondo, y cuyo propietario dijo que eran para consumo familiar, no llegaban a dos miligramos. En otros, arrojaron un resultado de 57,4 o de 25,8 miligramos por kilo.

Este perito dijo también que, en cantidades inferiores a 60 miligramos, “no es posible conocer los efectos a largo plazo”. Con todo, indicó que, con niveles muy inferiores, “aunque no haya manifestación clínica, no significa que no haya posible afectación”, apostilló ante la falta de estudios.

El perito aportado por la defensa del propietario del restaurante de Bergondo indicó que las 24 vieiras incautadas en el local estaban “diez veces” por debajo del límite establecido para considerar que se trata de una vieira tóxica. Por ello, las consideró aptas para el consumo.

Pese a ello, a preguntas de la fiscal, admitió que, “si no hay garantías del origen” en la comercialización, el consumidor puede estar sometido “a un riesgo”.

La Fiscalía mantiene su petición de tres años de prisión para los acusados de vender vieira tóxica