Puigdemont pide al soberanismo unidad y asume que su encierro puede alargarse

EPA8833. NEUMÜNSTER (ALEMANIA), 27/03/2018.- Jaume Alonso-Cuevillas (c), el abogado del expresidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont, llega a la prisión de Neumünster (Alemania) hoy, 27 de marzo de 2018. EFE/ Focke Strangmann
|

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont pide “la unidad del soberanismo” desde la cárcel de Neumunster (norte de Alemania), según explicó ayer su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas, tras visitarle por primera vez en prisión.


El líder independentista es consciente, agregó el letrado, de que su estado de “privación de libertad” puede “prolongarse” mientras la justicia alemana examina la orden de detención y entrega (OEDE, euroorden) cursada por España con los cargos de rebelión y malversación de fondos, lo que provocó su detención poco después de entrar en territorio alemán desde Dinamarca.


La primera fiscal estatal de Schleswig, Wiebke Hoffelner, explicó ayer que el Puigdemont deberá permanecer en prisión como mínimo hasta que la Fiscalía General de Schleswig–Holstein decida si pide a la Audiencia Territorial de Schleswig que ejecute la orden de extradición, lo que tardará “algunos días”.
“Confiamos en la justicia europea y en la alemana”, manifestó Alonso-Cuevillas en una breve comparecencia después de entrevistarse con Puigdemont durante unas dos horas.


“Ha sido un chute de euforia verlo” así, con “tanta determinación y coraje”, aseguró el abogado tras asegurar, en castellano y catalán, que Puigdemont está “en perfecta forma anímica” y “en excelentes condiciones físicas”.

El caso ha pasado a la Fiscalía General de Schleswig-Holstein, que debe estudiar la euroorden con ayuda de la documentación procedente de España. La presentación de ese escrito llevará “unos días, no semanas”, aseguró Hoffelner, que explicó que el proceso es “relativamente rápido” y “podría estar antes de Pascua”, aunque “es difícil de predecir”.
Si la Fiscalía no considera que se cumplen los requisitos legales, Puigdemont quedaría en libertad, pero si defiende la ejecución de la euroorden, el político secesionista catalán quedaría en manos de la Audiencia Territorial.
En esa instancia se decidirá, antes de la resolución definitiva del caso, si se mantiene la orden de prisión o si queda en libertad.

La violencia será clave
Nikolaos Gazeas, catedrático de Derecho Penal y Derecho Europeo de la Universidad de Colonia, señaló que entre el delito de rebelión español y el delito de alta traición recogido en el artículo 81 del Código Penal alemán hay una “similitud estructural”.


Explicó que para que el delito se dé, es preciso que haya habido “violencia o amenaza de violencia” y para ello el derecho pone exigencias muy altas.

En esta línea, el profesor de Derecho Penal, Procesal y Europeo Martin Heger, de la Universidad Humboldt de Berlín, coincidió en que lo decisivo es si en el intento de socavar el orden constitucional hubo violencia, algo que es “cuestión de interpretación”.

El juzgado de primera instancia que decidió mantener en prisión preventiva señaló el lunes que “sin duda el contenido de la orden de detención europea contiene elementos que, examinados exhaustivamente, pueden llevar a la conclusión de que la extradición no sería legitima”, pero en la misma declaración explicaba que “no hay aún evidencia” de que la euroorden “no esté justificada”.
Se debe pues esperar a la resolución de la Audiencia Territorial de Schleswig, que, en todo caso, podría conceder la extradición por el delito de malversación de fondos públicos. Puigdemont fue detenido el domingo por la mañana en el norte de Alemania, poco después de cruzar en coche la frontera con Dinamarca.

Puigdemont pide al soberanismo unidad y asume que su encierro puede alargarse