Ferrol reafirma su posición en la crisis de las corbetas para Arabia

El alcalde, Jorge Suárez, durante su intervención de ayer | daniel alexandre
|

Suárez sentenció que, pese a defender “el respeto de los derechos humanos” y estar “en contra de la violación de los mismos en cualquier régimen dictatorial”, este es “el ayuntamiento de Ferrol, no la ONU”.

El regidor de la ciudad naval señaló que estaba “al lado del comité de empresa de Navantia, defendiendo empleos y reclamando carga de trabajo para los astilleros de nuestra ría”. Pese a todo, Jorge Suárez condenó no solo el brutal asesinato de Jamal Khashoggi por parte de agentes saudíes, sino la “falsa democracia internacional”, que, según señaló, no condena otras violaciones de los derechos humanos tan rápidamente.

Por otra parte, la federación de Industria del sindicato CCOO, con una importante presencia en los astilleros de Navantia en toda España, reafirmó esta posición ayer por medio de un comunicado de prensa en el que señala que “abordar este tema desde la perspectiva de una empresa dedicada fundamentalmente a la fabricación naval de defensa, exige evitar caer en análisis simplistas y declaraciones vacías”. El sindicato destaca que el auténtico problema parte de la falta de compromiso por parte de los diferentes Gobiernos con la industria naval, no generando una cartera de clientes y proyectos lo suficientemente amplia como para poner a los trabajadores en la disyuntiva de elegir trabajar o defender los derechos fundamentales.

Argumento hipócrita
El grupo municipal del BNG, por otro lado, ha criticado duramente la postura del alcalde y del resto de grupos municipales, calificando el debate generado en la ciudad naval de “hipócrita” y asegurando que el mismo muestra “os enganos aos que levan sometendo durante décadas ao respecto do sector naval en Ferrol”. La formación nacionalista ha condenado “a mentira de que adicarnos ao militar é o noso futuro mentres só se ten producido o desmantelamento gradual dos estaleiros da ría”, asegurando que, desde el veto europeo a la construcción civil, se ha visto el vaciado paulatino de las gradas militares durante la última década.

El BNG ha destacado especialmente la falacia de que, de no fabricarse las corbetas en Cádiz, las factorías de Ferrol tendrían que compartir la carga de trabajo de las F-110, señalando para ello que “co mesmo argumento deberíamos compartir as corbetas, os petroleiros e os submarinos que se fan alá”.

Ferrol reafirma su posición en la crisis de las corbetas para Arabia