La Policía de París dispersa con gases lacrimógenos una marcha de activistas medioambientales

French CRS riot police apprehend a demonstrator during clashes near the Place de la Republique after the cancellation of a planned climate march following shootings in the French capital, ahead of the World Climate Change Conference 2015 (COP21), in Pa

|

La Policía francesa recurió ayer a gases lacrimógenos para dispersar una concentración de unos 200 activistas medioambientales en la plaza de la República de París. Los manifestantes se habían concentrado para protestar la negativa de las autoridades francesas a permitir manifestaciones contra la cumbre climática que se celebra a partir de ayer en la capital francesa.

Todas las marchas fueron anuladas en virtud del estado de emergencia declarado por el Gobierno francés tras los atentados del 13 de noviembre en la capital, que dejaron 130 muertos.

Los activistas critican que los agentes se aprovecharon de este estado excepcional para poner a 24 de sus compañeros bajo arresto domiciliario y están convencidos de que son objetivo específico de las autoridades. 

El presidente de Francia, François Hollande, aseguró que los enfrentamientos entre manifestantes y la Policía ayer en París a “elementos agitadores” que “nada tienen que ver” con las reivindicaciones medioambientales que acompañan el inicio de la Conferencia por el Clima.

“Por eso estas manifestaciones no estaban autorizadas. Sabíamos que había elementos agitadores que no tienen nada que ver con los defensores del medio ambiente. Están únicamente para crear incidentes”, declaró Hollande en Bruselas, a su salida de la cumbre UE-Turquía.

A juicio del presidente galo, es “reprochable” y “escandaloso” que los manifestantes hayan elegido concentrarse en la plaza de la República, en donde se sucedieron los homenajes a las víctimas de la cadena de atentados del 13 de noviembre.

“Es doblemente reprochable, diría incluso que escandaloso, (concentrarse) en donde se han colocado todas esas flores y velas en memoria de aquellos que cayeron bajo las balas de los terroristas, (y es) escandaloso con respecto al reto de la conferencia del clima”, aseveró. “Estos individuos no tienen lugar y por eso se hará todo lo posible para apartarlos”, zanjó Hollande.

También el primer ministro francés, Manuel Valls, censuró las manifestaciones en una breve declaración a través de las redes sociales. “La violencia contra las fuerzas del orden en la plaza de la República son indignas. Respetar ese lugar es respetar la memoria de las víctimas”, dijo. 

Las movilizaciones para exigir a los dirigentes mundiales un mayor compromiso para frenar el calentamiento global tuvieron su epicentro en París pero se celebraron otras marchas en capitales como Sídney, Yakarta, Londres o Madrid.

En Londres se concentraron más de 50.000 personas, un récord de participación para la capital británica con respecto a otras convocatorias sobre cambio climático.

La Policía de París dispersa con gases lacrimógenos una marcha de activistas medioambientales