Mas convocará elecciones el lunes si la CUP no le acepta como presidente

Catalan acting President Artur Mas gestures during a news conference at Palau de la Generalitat in Barcelona, Spain, January 5, 2016. REUTERS/Albert Gea

|

El presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, anunció ayer que el lunes 11 de enero firmará el decreto de convocatoria para unas nuevas elecciones en Cataluña si antes la CUP no acepta investirle presidente: “Yo firmaré, pero prefería no firmarlo”.

En rueda de prensa, precisó que no renunciará a ser candidato a la investidura pese a que sea la condición que piden los anticapitalistas: “Quiero dejar muy clara una cosa, se han hecho tantos ofrecimientos –de JxSí a la CUP– que queda claro que no podemos hacer más”.

La CUP fija como condición para que haya investidura que él renuncie, y Mas replicó que no puede aceptarlo porque sería dar a entender que quien controla el proceso soberanista es un partido, en alusión a los anticapitalistas, que “veta y excluye”.

Algunos cargos de ERC, como el diputado en el Congreso Joan Tardá, plantearon que Mas diera un paso al lado y cediera la Presidencia a otro miembro de su partido, pero el presidente zanjó así el debate: “Por dignidad, la Presidencia de la Generalitat no es una subasta de pescado”.

Mas sostuvo que hasta el domingo día 10 hay tiempo para investirle, y cree que hay margen para hablar con la CUP sin hacer nuevas concesiones: “Tengo muchas menos esperanzas que hace una semana, pero mientras hay vida hay esperanza”.

Aunque haya descartado cualquier ofrecimiento nuevo a la CUP, afirmó que hasta el domingo está “totalmente disponible” para un diálogo con los anticapitalistas, pero el requisito es que ellos muevan ficha y aparquen su negativa a investirle.

el 6 de marzo

Si Mas se ve obligado a convocar elecciones serán con “toda probabilidad” el domingo 6 de marzo, ya que la ley contempla que tienen que celebrarse entre 40 y 60 días después de que la Cámara quede disuelta automáticamente. Descartó buscar de aquí a domingo otros socios para la investidura que no sean la CUP ya que ni Ciudadanos, ni PSC, ni PP ni SíQueEsPot comparten la independencia, y aseguró que el proyecto soberanista es el único conveniente: “El único que tiene sentido. Todo los demás es sucursalismo”, dijo.

Mas criticó al 50% de los militantes de la CUP que en la asamblea votaron en contra de hacerle presidente, confesó que su obsesión ha sido siempre aglutinar a personas muy diversas, que entre ellas están las clases medias, y que no ser inclusivos acabará “enterrando” el proceso.

“Que no nos vengan con historias. Lo que pretenden es excluir, confrontar el papel de unos y de otros. No han entendido nada: el proyecto tiene que incluir a los que creen en él. No se puede poner cruces a unos y a otros”, lamentó el presidente en funciones. 

Además, el líder nacionalista les recordó que no se puede aspirar a hacer “hiperrevoluciones con diez diputados de superizquierdas”, y aceptó como error suyo y de JxSí el confiar en el sentido de país de la CUP.

Mas convocará elecciones el lunes si la CUP no le acepta como presidente