La falta de carga de trabajo reactiva las protestas en el naval ferrolano

Navantia Rueda de prensa sobre las acciones que se van a llevar a cabo para pedir carga de trabajo
|

El problema de la falta de carga de trabajo para el naval de Ferrol sigue siendo uno de los principales focos de tensión entre los trabajadores tanto de Navantia como de las industrias auxiliares, pese a los futuros encargos de reparación de buques derivados de las factorías del sur de la península y al contrato de fabricación de 62 “jackets” para el parque de Saint Brieuc, en la Bretaña francesa, de Iberdrola. Tal y como manifestaron ayer frente a la puerta de la antigua Bazán representantes del comité de empresa del grupo público, en menos de medio año las instalaciones ferrolanas entrarán “nunha subactividade case total ata o ano 2022”, con el comienzo de la fabricación de las fragatas F-110.

Miguel Pol (CCOO), portavoz del organismo de representación de los trabajadores, hizo público durante una rueda de prensa el nuevo calendario de movilizaciones y otras acciones de cara a los próximos meses para demandar más carga de trabajo, que ya ha dado comienzo con una recogida de firmas que será entregada en la Xunta para exigir una reunión con los responsables de Industria y en la Delegación del Gobierno en A Coruña.

En cuanto a las protestas, Miguel Pol anticipó que por el momento están programadas dos movilizaciones –para el 12 de noviembre y el 7 de diciembre–, la primera frente la sede del ejecutivo autonómico y la segunda, por el momento, no se ha concretado. Del mismo modo, el portavoz anticipó una campaña de información a la ciudadanía “para que sepa o que pasa nesta empresa”, afirmó.

“Aquí vamos reclamar unha diversificación, un buque que permita evitar o desemprego que está enriba da mesa agora mesmo e imos apostar pola nosa fábrica de turbinas”, afirmó Miguel Pol, que anticipó, además, que “este proceso movilizador non remata con este calendario”.

En este sentido, el portavoz apuntó que las diferentes centrales sindicales están configurando otra protesta a nivel comarcal en contra del proceso de desmantelamiento de la industria en Ferrolterra. Así, Miguel Pol señaló que serán llamadas a participar “moitas empresas” y muchas “sensibilidades” de cara a elevar la problemática del sector en el área de la ciudad naval a las mayores instancias administrativas que sea posible.

Parálisis en las contrataciones
Otro de los temas tratados durante la rueda de prensa fue la parálisis o desaceleración en el proceso de incorporación de nuevos profesionales al astillero.

El portavoz del comité de empresa admitió que el procedimiento se encuentra “atascado”, pero que esperan que se solucione en las próximas semanas, especialmente en lo referente a la contratación de personal veterano –la primera fase programada era la de personal “junior”–. Además, está planeada una tercera fase a inicios del próximo año para incorporar al personal restante. En este sentido, Miguel Pol apuntó que se trataba de un proceso “complexo” y exigió “a máxima transparencia”.

La falta de carga de trabajo reactiva las protestas en el naval ferrolano