La CIG denuncia que las goteras obligan a desalojar una planta de la residencia de Caranza

|

La CIG denunció ayer que las goteras registradas en la residencia de mayores de Caranza, a causas de las lluvias de la mañana, obligaron a desalojar una planta del inmueble.
En un comunicado, la central señaló que “con la primera lluvia importante de verano se produjo una inundación en la quinta planta, derivado de que la 6 y 7 están en obras y no taparían los huecos que dan el exterior”.
De este modo señaló que en el día ayer a primera hora los trabajadores tuvieron que desalojar la quinta planta –sección de enfermería donde los residentes precisan atenciones–, “aliviándose la situación gracias a la actuación de los trabajadores del centro que rápidamente tomaron cartas en el asunto ante la ausencia de responsables por vacaciones”.
“La única residencia pública para personas mayores de la comarca de Ferrolterra, la residencia mixta de mayores de Caranza sigue dando ejemplos del esperpento en el que se están convirtiendo los servicios sociales públicos en Galicia”, señaló la central en la nota.
Del mismo modo recordó que desde hace tres años la residencia tiene cerrados los ingresos y cada día hay menos residentes.
Desde la CIG denunciaron la “muy deficiente planificación de estas actuaciones por parte de la Xunta y particularmente de la actual Consellería de Política Social”, al tiempo que reconoció que las obras son “muy necesarias en una residencia necesitada de una actualización de instalaciones, para dar unos servicios de calidad a un colectivo muy sensible, como es el de las personas mayores dependientes”.
Recordó que se está llevando a cabo una “remodelación que no es mas que un parche de los diferentes fiascos que desde la Xunta tramitaron”, comenzando en 2006 cuando se hizo un proyecto de reforma integral y construcción de un módulo anexo para asistidos con el que se “cumpliría con un objetivo como es ampliar la capacidad”. 
Sin embargo, señala la central que este proyecto se paralizó “tras gastar dinero en obra, licencia o gastos de arquitecto”.

La CIG denuncia que las goteras obligan a desalojar una planta de la residencia de Caranza