La Policía considera prácticamente cerrada la investigación por el crimen de Carrasco

Dos personas pasan junto a flores depositadas en la pasarela en la que fue asesinada la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. EFE/Archivo
|

La Policía considera que la investigación por el crimen de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, está prácticamente cerrada a la espera de los resultados de las pruebas practicadas y de nuevas diligencias que pudiera ordenar la juez, han informado a EFE fuentes de la investigación.

Los investigadores consideran que el trabajo de campo está hecho y que existen suficientes pruebas incriminatorias contra las dos principales sospechosas del crimen, María Montserrat González, de 55 años, y su hija, Montserrat Triana Martínez, de 35, y tratan de determinar el grado de implicación de la tercera imputada, la policía local Raquel Gago, de 41.

No obstante, la Policía está a la espera de los resultados de algunas pruebas practicadas y del análisis del material incautado en los domicilios de las imputadas, así como de diversas pruebas periciales que han llevado a cabo con respecto a las tres detenidas que se encuentran en prisión por orden judicial.

También puede tener especial relevancia el resultado del rastreo de sus móviles, que ha sido encargado por los investigadores a las respectivas operadoras y que se espera que esté concluido en los próximos días.

La jueza que instruye las diligencias envió a prisión a Gago el pasado viernes tras una declaración plagada de "incongruencias" y en la que no supo ni pudo justificar cómo llegó el arma homicida a su poder ni por qué tardó treinta horas en entregarla en comisaría, según dichas fuentes.

Además, Gago, que mantenía una estrecha amistad con Montserrat Triana, recibió una llamada de ésta poco después del crimen y seguidamente se encontraron en la calle, según la agente de forma casual.

Los investigadores rastrean la memoria del GPS de la emisora policial que portaba la agente local el día crimen y las horas posteriores gracias a un sistema con tecnología digital 'DMR' que incorporó la Policía Local de León a finales del 2011 y que permite tener localizados en todo momento a los agentes.

La investigación, que trata de determinar los movimientos de Gago tras el crimen, se ha centrado en las emisoras dado que los vehículos de la Policía Local de León no tienen dispositivo de geolocalización.

La agente ha reiterado su inocencia y confía en que se esclarezcan los hechos, según ha subrayado el letrado que la asiste, Fermín Guerrero.

La presidenta de la Diputación de León y del PP provincial murió tras recibir varios disparos el pasado 12 de mayo, cuando caminaba por una pasarela peatonal sobre el río Bernesga en torno a las 17.15 horas.

Poco después fueron detenidas María Montserrat González y su hija, a las que la jueza instructora imputa, como a Raquel Gago, la supuesta autoría de delitos de homicidio, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas.

Es muy probable que la calificación de homicidio se torne en asesinato según avancen las diligencias, según fuentes jurídicas consultadas por Efe.

La madre se confesó autora de los disparos, lo que ha corroborado la prueba de la parafina.

Los investigadores manejan la venganza personal como principal móvil de este crimen, ya que madre e hija responsabilizaban a Isabel Carrasco del despido de la segunda de la Diputación de León en 2011.

La Policía considera prácticamente cerrada la investigación por el crimen de Carrasco