Un hostelero acusado de explotar a un extranjero se enfrenta a tres años de prisión

rueda de prensa abogados Dobarro
|

El Ministerio Fiscal solicita para el hostelero ferrolano J.M.B.S.J. las penas de tres años de prisión y el abono de 2.430 euros de multa y 15.000 euros de indemnización como presunto autor de un delito contra los derechos de los trabajadores. Se le responsabiliza de haberse aprovechado de la situación irregular de un empleado suyo, que no tenía permiso de residencia en España, para, supuestamente, someterlo a unas condiciones laborales abusivas y, para más inri, no abonarle los salarios.
Los hechos que se atribuyen al acusado y que van a ser juzgados el próximo lunes ocurrieron entre julio de 2010 y marzo de 2011. Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, abusando de las circunstancias personales de la víctima, Humberto Luis da Costa Teixeira, de nacionalidad brasileña, y con la promesa de ayudarlo a regularizar su situación, lo contrató para trabajar para la sociedad R.B. Hostelería.
Supuestamente, lo tuvo trabajando en los establecimientos que en esa época regentaba la citada sociedad: vinoteca El Buy, cafetería La Goleta, Taberna del Inglés, cervecería Erasmus y Amboage Music Hall Pub, con horarios de trabajo de mañana y tarde, en jornadas continuadas desde la apertura al cierre y sin descansos ni permisos.
El fiscal sostiene que el acusado no le abonó cantidad alguna por el trabajo desarrollado en esos nueve meses, a excepción de 900 euros que le entregó en diciembre de 2010.
La supuesta víctima denunció los hechos en junio de 2012, con el asesoramiento del gabinete de abogados ferrolano Dobarro& Sanesteban.
Humberto Luis da Costa Teixeira  aseguró en aquel momento que también recibió amenazas, en el sentido de que podían denunciarlo por estar en situación ilegal en España. De ahí que no se atreviese a hacer público antes en qué condiciones estaba trabajando, “pero después supe que tenía mis derechos, por eso me decidí a dar el paso”.
Su abogado, Juan Antonio Sanesteban Díaz, expresó su deseo de que este caso “resulte ejemplarizante para otros empresarios, y que esta situación no vuelva a repetirse”.

Un hostelero acusado de explotar a un extranjero se enfrenta a tres años de prisión