La llegada en tren y autobús a la ciudad naval deja una negativa imagen al visitante

La maleza invade la mediana de la avenida de Compostela y dificulta la visibilidad de peatones y coches | jorge meis
|

La entrada principal de la ciudad naval es ahora básicamente el puerto de Curuxeiras y el visitante se topa con una dársena llena de terrazas y con una Oficina de Turismo nada más llegar a la ciudad. El puerto ha sustituido ya desde hace años a la entrada por la carretera de Castilla, que hasta la construcción de la autopista era el acceso natural.
Pero aquellos visitantes que opten por el autobús o el tren para visitar Ferrol no se puede decir que se lleven una buena primera impresión, ya que el entorno de la estación de autobuses y de ferrocarril deja mucho que desear. 
En la propia estación de buses se pueden ver todavía expositores del Concello de Ferrol correspondientes al ya concluido plan Urban, financiado por la Unión Europea, que, lejos de haber sido retirado, se encuentra vacío, pese a contar con espacios para información y folletos. El visitante, ante esta situación, pregunta por folletos informativos, que no se encuentran a disposición.
Una vez fuera de la estación, tanto de buses como de ferrocarril, el camino por la avenida de Compostela hacia el centro de la ciudad es lamentable. A las aceras en mal estado se suma una maleza que invade la calzada y limita la visibilidad tanto del peatón como del conductor. 
La basura es un punto y aparte, ya que el entorno de la estación de trenes cuenta con vertederos incontrolados llenos de vasos, papeles y restos de lo más diversos, además de poder encontrarse hasta pájaros muertos.
La entidad Foro Ferrol Vivo ya se hizo eco de esta situación y reclama una actuación integral en la avenida o al menos intervenciones de desbroces, reparación de aceras y limpieza. l

La llegada en tren y autobús a la ciudad naval deja una negativa imagen al visitante