Duro golpe al furtivismo en el último operativo del Servizo de Gardacostas en Ferrol

|

En un momento tan crítico como el que vive en la actualidad la ría de Ferrol, con la aparición de la bacteria Perkinsus y la caída generalizada en el número de capturas, el problema del furtivismo resulta especialmente agravante. Es por ello que el último operativo del Servizo de Gardacostas, realizado tanto en el entorno de la ciudad naval como en el resto del litoral gallego, supone una grata noticia para un sector doblemente golpeado por la pandemia de coronavirus.

Así, de los 570 kilogramos de pescado y marisco aprehendidos en la comunidad, 340 –casi un 60%– correspondieron a las diferentes acciones realizadas en la ría de Ferrol. Además, en el operativo se incautaron en el área 40 útiles de pesca y 540 metros de artes de enmalle –en este aspecto fue la ría de Vigo la que contó con un mayor número de instrumental requisado, con 586 aparejos–.

A esto habría que sumar, además, los once kilogramos de moluscos y seis aparejos intervenidos en las actuaciones en las rías de Ares y Betanzos –afortunadamente el saldo más bajo de todo el operativo–.

Entre otras actuaciones, apunta el servicio dependiente de la Consellería do Mar, destaca la identificación y posterior interceptación de un vehículo –también intervenido– en un área no especificada de la ría de Ferrol. En su interior, detallan los Gardacostas, se encontraron 95 kilos de vieira y dos equipos completos de submarinismo, por lo que se procedió a tramitar las pertinentes denuncias a los dos ocupantes del mismo.

Desde la Consellería do Mar se ha reiterado la peligrosidad de adquirir pescados o moluscos fuera de los circuitos comerciales autorizados, dado que no solo daña al sector, sino que tampoco pasa por los pertinentes controles sanitarios para evitar el consumo de productos infectados. l

Duro golpe al furtivismo en el último operativo del Servizo de Gardacostas en Ferrol