Paula Morado | “Si no me pagasen por actuar, lo haría igual de forma aficionada, nunca abandonaría la interpretación”

La intérprete ferrolana inició su formación en la Escola de Teatro de Narón y, posteriormente, la complementó con otros cursos
|


Con numerosos papeles teatrales y televisivos a sus espaldas, acaba de estrenarse en el cine con “La sombra de la ley”.

Háblenos un poco de su papel en la película de Dani de la Torre.
Tengo un pequeño papel en el film. Dani siempre cuenta con profesionales gallegos, tanto en el equipo técnico como en el artístico. Es un placer y un honor poder trabajar en una superproducción gallega como esta. Estoy muy feliz de poder verme en la gran pantalla aunque sea sólo por un minuto, pues es un minuto de un trabajo hecho con mucho cariño y ganas.

El director gallego vuelve a confiar en Luis Tosar como protagonista ¿cómo valora al actor gallego?
Luis Tosar es el “actor”, uno de los mejores que existen. Personalmente me encanta, es super normal y encantador y como actor posee muchísimo talento, al igual que Javier Gutiérrez. Creo que son nuestros principales representantes fuera de Galicia.

¿Cuando surge en Paula Morado la pasión por la interpretación?
Lo mío es vocación clara. Desde pequeña me gustó jugar a ser distintos personajes. India o vaquera, no importaba cual, el caso era jugar a ser otra persona. Luego en el instituto Carballo Calero participé en un grupo de teatro llamado Tixuca, que se formó ese año, pero seguí estudiando. Posteriormente, decidí dar el paso e inscribirme en la Escola de Teatro de Narón para hacer lo que más me gustaba, pero sin ninguna pretensión. Ahí estuve unos años haciendo teatro, y me aportó la base necesaria como intérprete. Conocí gente interesante, como José Prieto, nuestro dramaturgo y uno de los directores más importantes de Galicia. Además continúe mi formación con gran número de cursos. Este proceso es un poco el mismo para nosotros, todos tenemos vocación y nos formamos haciendo cursos para poder vivir de la profesión. Si no me pagasen por ello, lo haría igual de forma aficionada, nunca abandonaría la interpretación.

Ha trabajado tanto en cine, como en televisión o en teatro, ¿en qué escenario se siente más cómoda a la hora de interpretar?
En los tres ambientes me siento igual de cómoda, cada uno en su estilo. Pero si tuviese que decantarme por uno, no sabría por cual, pues todos ellos me apasionan. Todos son interesantes, y a pesar de tener formas interpretativas diferentes, parten de la misma base.

En 2016 se estrena la primera serie de médicos gallega “Urxencia Cero”, en la que tuvo un papel protagonista ¿Qué puede contar acerca de su personaje?
Interpreté el papel de la doctora Laura Montes, que había conseguido llegar a su posición a base de mucho esfuerzo, pero con una gran vocación por su trabajo, al igual que yo por la interpretación. Su prioridad era el paciente por encima de todo. Una tía muy luchadora y apasionada y con grandes principios.

La serie nacía con un fin social, concienciar a la población de la necesidad de donar órganos ¿cree que se ha conseguido?
Considero que sí. Han aumentado las donaciones y, además, hemos logrado que el tema entrase en debate en los hogares de los seguidores de la serie.

La ficción tuvo continuidad con el estreno de “TAC”, donde la trama se centra más en la vida personal de los protagonistas con ciertos puntos de misterio ¿Cambió esto de alguna manera su forma de interpretar al personaje?
No. Todos los seres humanos tenemos nuestro punto de villano o de cómico, las personas no somos solo de una manera. En resumen, yo diría que cambiaron las circunstancias que vivía Laura en ese momento.

Posteriormente trabajó también en “El final del camino” ¿Cómo fue la experiencia?
Genial, porque coincidí con una compañera y amiga, Raquel España, y con la que es muy fácil y divertido hacer mi labor, por la complicidad que existe entre ambas. Nos tocó interpretar una secuencia muy dura, en la que yo le pegaba. La experiencia fue breve, pero enriquecedora.

Recientemente se ha estrenado en Telecinco “Vivir sin permiso”, serie en la que también participa ¿qué supuso ser seleccionada para este proyecto?
Un paso más en mi carrera interpretativa. Yo estoy encantada de la vida con que hayan contado conmigo para la serie, pues era el primer casting que realizaba para una productora nacional. Es una recompensa fruto del trabajo siempre y de la suerte también.

Hable un poco de su papel...
Es una inspectora de policía. Se trata de una profesional íntegra, que por muy indignada que esté por los negocios de Nemo Bandeira, siempre sigue los cauces legales. Sin embargo su compañero a veces se desvía de la vía legal, y entonces intenta frenarle, dándole un poco de cuerda al mismo tiempo, porque aunque utilicemos vías distintas, ambos perseguimos el mismo objetivo.

Ya os han renovado por una segunda temporada. Esto supone un gran éxito para la serie, ¿no?
Sí, y más en los tiempos que corren, donde existen tantos canales de televisión con una oferta muy amplia, que la serie esté siendo líder de audiencia en las noches de los lunes supone un logro importante. Ojalá se siga viendo y nos siga generando trabajo.

La serie está ambientada en Galicia y cuenta con un reparto de actores gallegos importante. ¿Cree que los jóvenes actores gallegos vienen pisando fuerte?
Sí, pero creo que es gracias a que otros actores y actrices gallegos que nos precedieron nos allanaron el camino. Son los que hicieron este oficio en Galicia, quienes nos ayudan cuando trabajamos con ellos con su generosidad y de quienes tenemos que seguir aprendiendo. La valía de un actor no se mide por los éxitos o resultados más o menos mediáticos que haya obtenido en su carrera, sino por el trabajo de toda una vida.

¿Qué opina sobre el intrusismo laboral en su oficio?
No es un tema que me moleste especialmente. En este mundo tenemos que demostrar lo que valemos, no porque tengamos una carrera universitaria de artes escénicas, sino por lo que conseguimos transmitir cuando interpretamos.

Paula Morado | “Si no me pagasen por actuar, lo haría igual de forma aficionada, nunca abandonaría la interpretación”