Jugar en Europa debe esperar y el parquet de A Malata, por ahora, también

|

“Al menos por esta temporada debemos olvidarnos de Europa”. Claro y tajante, Leopoldo Ibáñez zanjó así la posibilidad de que el Star Center Uni Ferrol hiciese efectivo su derecho a disputar la Eurocup. A pesar de las numerosas gestiones, el club sigue sin encontrar ese patrocinador fuerte que le permita mejorar sus finanzas y afrontar así un proyecto tan ambicioso como el de disputar la competición continental. Sin esas garantías y no demasiadas posibilidades de que la situación cambie entre hoy y mañana –fecha en la que debería dar una respuesta afirmativa a la Federación Española– el club ha desistido en ese frente para concentrarse en la competición doméstica. 
Desgraciadamente, no es el único problema que maneja en estos días. Y es que su traslado al pabellón de A Malata está todavía en el aire ya que el Concello de Ferrol todavía no ha licitado las obras destinadas a cambiar el parquet de este pabellón, condición imprescindible para que el equipo pueda entrenar y jugar allí. Como los plazos administrativos son muy rígidos y están perfectamente regulados, el tiempo comienza a echársele encima ya no para poder arrancar la pretemporada, el 3 de septiembre, en la nueva ubicación, sino también para el inicio de liga en la segunda semana de octubre. 
“¿Cómo hemos llegado a esta situación de dejadez?”, se preguntaba Leopoldo Ibáñez en alusión a la gestión que el gobierno municipal está haciendo del tema: “Hace un año y dos meses que solicitamos esto y desde septiembre pasado conocen las condiciones técnicas de cómo tiene que ser la obra”, explicaba el mandatario. “Aquí lo que ha frenado el tema es una cuestión administrativa y, a día de hoy, nos han llegado a decir que hay otras obras más urgentes. Es lamentable que hayamos llegado a un punto en el que se ponga en cuestión cambiar el parquet”, sentenciaba, indignado, Ibáñez. No es para menos, pues su club tenía el compromiso municipal y, en base a este, diseñó una campaña de captación de socios que le permitiese aumentar su masa social y evitar las limitaciones en cuanto al número de abonados que supone jugar en Esteiro. “Nosotros no hemos engañado a nadie”, insistía el mandatario, pero lo cierto es que a día de hoy, la entidad cuenta con un número de abonados que difícilmente podría meter en Esteiro.

Jugar en Europa debe esperar y el parquet de A Malata, por ahora, también