El Museo de la Moda de París reabre con una retrospectiva dedicada a Alaïa

Varias modelos desfilan con creaciones de la colección primavera-verano 2014 del diseñador francés Alexis Mabille, durante la Semana de la Moda de París (Francia), hoy, miércoles 25 de septiembre de 2013. La Semana de la
|

El Museo de la Moda de París presentó hoy la reapertura de su sede en el Palais Galliera con una retrospectiva dedicada al modisto Azzedine Alaïa, "escultor" del cuerpo femenino, con una exhibición de más de setenta de sus creaciones.

Conocido por ser uno de los pocos entre los grandes modistos que dominan todas las etapas de la creación de un modelo, Alaïa reina en los amplios salones del palacio próximo a la Torre Eiffel, que reabre tras varios años de obras y lo hace en plena semana de la moda "prêt-à-porter" de la capital gala.

"Alaïa es un modisto pero también era escultor", recordó precisamente a la prensa Olivier Saillard, comisario de la exposición, que se mostrará al público desde el próximo fin de semana.

"Es intemporal", comentó Saillard, quien dijo que el modisto nacido en Túnez estaba interesado en que esta retrospectiva "mezclara todo tipo de vestidos", por lo que la muestra incluye ejemplos de toda su carrera.

En el Galliera se ven sus conocidas creaciones con cremallera que envuelve el cuerpo, como un modelo de alta costura de 2003 que incorporó siete metros de ese cierre metálico.

La experimentación del modisto con diferentes materiales, desde la malla y el "stretch" al "crêpe" o las pieles, puebla los salones del museo parisino, donde los modelos de Alaïa estarán expuestos hasta el 26 de enero de 2014.

La retrospectiva se detiene en el trabajo del modisto para las bailarinas del Crazy Horse parisino, verdadero reto para el creador, que le permitió demostrar su faceta de escultor de cuerpos, en aquel caso -fue en 1979- para destacar y no ocultar la rotundidad de piernas y caderas.

En ese año fue cuando Alaïa, animado por su amigo y también modisto Thierry Mugler, presentó su primera colección con su marca, donde se apreciaba ya su sutil y sensual manejo del cuero.

La retrospectiva recuerda especialmente la relación del modisto con mujeres que marcaron su creación y tendencia, como el caso de Arletty y de Greta Garbo.

La actriz francesa de "Les enfants du paradis", reconoció Alaïa, le enseñó las "astucias" de lo que se dio en llamar el "chic" parisino y fue ella en el filme "Hôtel du nord" quien le influyó en los modelos con la cremallera envolvente que gira en torno al cuerpo de la mujer.

"Era tan sencilla, tan llena de grandeza, popular y majestuosa: Arletty encarna a la parisina", según las palabras del modisto transmitidas por los organizadores de la exposición.

Sobre la Garbo, Alaïa confiesa que la diva le encargó un abrigo muy amplio, tan amplio que luego le inspiró creaciones de los años ochenta y noventa del siglo pasado, con espaldas generosas, homenaje al "estilo inimitable y vanguardista" de la actriz sueca.

La muestra también recuerda la estrecha relación de Alaïa con las maniquíes, sobre todo con las "top-model" de los noventa, las Naomi Campbell, Farida Khelfa, Veronica Webb y Stephanie Seymour: "Si no tengo una maniquí delante, no tengo la idea", confesó el modisto.

No es la primera vez que Alaïa merece una retrospectiva: ya las tuvo en 1996 en Florencia, en Palazzo Corsini, y en el Groninger Museum, donde sus modelos se mostraban al lado de obras de Picasso, Basquiat y Kiefer.

En el año 2000 fue el Guggenheim de Soho, en Nueva York, el que llevó las creaciones del modisto al lado de obras de Andy Warhol, quien justamente tuvo su primera exposición en París en las salas del Galliera por las que ahora desfilan, estáticos, los modelos del tunecino.

El Museo de la Moda de París reabre con una retrospectiva dedicada a Alaïa