lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El centro de salud de Serantes conmemora su primer cuarto de siglo de existencia

Serantes fue ayuntamiento independiente de Ferrol hasta el año 1940 y como tal tenía su propia Casa Consistorial. Ahora, ese edificio, que fue sede de debates políticos y atención administrativa al ciudadano continúa prestando un servicio público, convertido en centro de salud desde el año 89.
Hoy cumple sus primeros 25 años de historia. Primero fue propiedad del Insalud y ahora es una de las instalaciones dependientes del Sergas con que cuenta el municipio ferrolano.
Sus instalaciones han ido cambiando y ampliándose en este período, comenzando en lo que fue Casa Consistorial hasta ampliarse con tres importantes reformas. La primera tuvo lugar en el año 92 y así se ampliaron las consultas existentes hasta ese momento y se habilitó el segundo piso, que es la zona que actualmente utilizan los trabajadores del centro como sala de reuniones, biblioteca y zona de estar. En ese piso hay constancia fotográfica de los momentos importantes que han ido pasando los profesionales, desde la recepción de los alumnos de especialidades hasta comidas o celebraciones varias.
La reforma en la que se ha visto inmerso a lo largo del pasado año le ha dado un nuevo aspecto al edificio, con la ampliación de seis consultas más y la adecuación del sótano. El proyecto, realizado por el Sergas, ha supuesto una reforma de 400.000 euros. Las obras están concluidas pero no han sido recepcionadas y el centro de salud continúa ocupando únicamente el espacio que ya tenía. 
Estas instalaciones cuentan ahora con sótano, planta baja, primer piso –donde se situarán las consultas de medicina general, enfermería, pediatría y trabajadora social– y una segunda planta –para uso de los profesionales–.
Las instalaciones de Serantes no atienden únicamente a los pacientes de esta parroquia sino que cuentan con una población de usuarios que abarca toda la zona rural, incluida A Graña desde el cierre de su consultorio. Son así entre 8.500 y 9.000 personas las que se benefician de este centro, sin tener que acudir cotidianamente al de Ferrol. Así, además de las consultas de atención primaria se realizan analíticas, electros, vacunaciones infantiles o de campañas como la gripe, sintrom, cirugía menor o pruebas citológicas, entre otros servicios. Eso sí, está operativo de lunes a viernes y los sábados por la mañana funciona urgencias. El resto del fin de semana las personas de la zona rural deben acudir al PAC de Ferrol.
Además de los servicios estrictamente médicos, el centro cuenta con un farmacéutico un día a la semana y asistente social. Todos forman parte de un equipo que aunque ha ido menguando algo –comenzaron siete médicos, siete enfermeras, dos administrativos, dos celadores y personas de limpieza y ahora el número de médicos y enfermeros se ha rebajado a seis– realiza desde hace ya 25 años una tarea básica para la zona rural. El envejecimiento de la población y las dificultades para desplazarse al centro por las malas combinaciones de autobuses y servicios son problemas con los que los profesionales tienen que lidiar y que les lleva a realizar muchas consultas domiciliarias.
El cuadro profesional es como una gran familia que, además, cada año y desde el 92 crece un poquito con la llegada de los MIR, que en su cuarto año de formación rotan en este centro. Por Serantes ha pasado personal de A Coruña, Santiago, Ourense o Pontevedra, aunque actualmente la mayoría de los profesionales son casi todos de la zona de Ferrol.
De la primera plantilla de hace 25 años solo tres –una limpiadora, un médico y una enfermera– continúan en activo. Otros se han jubilado o cambiado su plaza.
El pasado viernes todos ellos se reunieron en una comida de confraternidad para celebrar el cuarto de siglo de las instalaciones y de un servicio dirigido a un sector de la población de la ciudad pero que tiene su lugar de residencia en diferentes parroquias muy dispersas entre sí. 
Las nuevas instalaciones mejorarán su trabajo diario para que todavía puedan soplar muchas velas más en próximos cumpleaños. n

El centro de salud de Serantes conmemora su primer cuarto de siglo de existencia

Te puede interesar