La falta de efectivos obliga a restringir las patrullas a pie del 092 al centro

19 marzo 2019 A Coruña.- La Policía Local desplegó un dispositivo especial para facilitar la circulación de un camión que transportaba una estructura de cuarenta metros de longitud hacia la fábrica de Estella Gal
|

A día de hoy, gran parte de los agentes municipales que se han acogido a la prejubilación (34) por haber cumplido los 59 años ya se han ido o están a punto de hacerlo y los cambios previstos por el Gobierno local apenas se han materializado y no lo harán completamente hasta finales de año, según fuentes consultadas. Ahora el cuerpo municipal tiene por delante el difícil reto de gestionar la falta de efectivos y la demanda de seguridad ciudadana. Sobre todo, porque desde que comenzó el mandato de la Marea Atlántica, su política ha sido centrarse en aspectos muy concretos (violencia de género, programa Tutor) y dejar en segundo plano medidas muy demandadas por la ciudadanía, como las patrullas a pie por los barrios. A día de hoy, según la asociación profesional de la Policía Local, este servicio se restringe sobre todo al centro de la ciudad, por la falta de efectivos. 


Este servicio, que se engloba dentro de Distritos, es uno de los que más ha padecido el recorte de personal. “Tal y como están, ahora mismo no se cubre. Prácticamente no se cumple ninguno”, denuncia el presidente de la asociación profesional, Manuel Aceña. Solo el centro se libra. “Puntualmente, se puede cubrir alguno más, en fines de semana o según coincidan las libranzas pero está tan precario que bastantes veces solo se cubre la zona centro”, matizó. Es un problema, advierte, que se va  agudizar en verano, cuando a la falta de policías locales ya existentes se unan las bajas por vacaciones. 
 

El 50%, ordenanzas 
En realidad, como reconoce el propio Aceña, vigilar las calles nunca fue la prioridad de la Policía Local, que solo tiene el deber de auxiliar a la Policía Nacional. Sin embargo, la necesidad manda: en los últimos años, expertos consultados calculan que el trabajo de vigilar el correcto cumplimiento de las ordenanzas municipales, que en su día pudo suponer el 70% del trabajo del 092, ha perdido terreno con respecto al trabajo de prevención y lucha contra los delitos, que ahora supone el 50%.  En su momento, la actual concejala responsable de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, trató de romper con esa tónica, que choca además con la filosofía de la Marea Atlántica, que prefiere apostar por servicios como la Patrulla Verde, que protege el medio ambiente. 


Fraga quería responder a las demandas vecinales de Matogrande, que exigían luchar contra la doble fila y apuntó que aprovecharía la jubilación para reorganizar los efectivos y dejar que la nacional fuera la que llevara el peso de la seguridad ciudadana mientras la Local se centraba en es actuar más en materia de ordenanzas, tanto tráfico como ruidos en locales  o terrazas, de las que también reciben muchas quejas.  Esto podría haber afectado al turno de noche, pero, finalmente, eso no ocurrió porque la mayor parte de las jubilaciones se dieron en la vigilancia de los edificios oficiales, muchos de los cuales no se han sustituido. 
 

Para 2020 
Fuentes municipales apuntan que el nuevo organigrama podría solventar las carencias en seguridad, siempre que se mantengan pasadas las elecciones municipales, pero muchas medidas no podrán llevarse a cabo hasta la llegada de los nuevos agentes, que no se espera para antes de 2020, puesto que tienen que pasar por un período de formación y de prácticas.  
Hay que decir que la seguridad no es la única asignatura que se ha descuidado por falta de efectivos.  Llevan casi diez años sin protagonizar grandes campañas contra el alcohol. “No puedes hacerlo con la gente que está destinada a ese turno, tienes que hacer un servicio especial, y eso cuesta mucho dinero”, comentan.

La falta de efectivos obliga a restringir las patrullas a pie del 092 al centro