El fiscal pide que la causa contra Rato se juzgue donde empezó a delinquir

|

La Fiscalía del Tribunal Supremo remitió al alto tribunal su informe sobre la competencia de la causa en la que se investiga el patrimonio del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y solicitó que el procedimiento permanezca en el Juzgado de Instrucción 31 de Madrid, que asumió la instrucción tras la detención del exministro de Economía el mes de abril.

El Ministerio Público indica en su escrito que la documentación consultada conduce a pensar que “los hechos investigados podrían ser presuntamente constitutivos de delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales” y existen “sólidos indicios” de que habrían empezado a cometerse en territorio español.

El Supremo designó como potente de la resolución al magistrado Manuel Marchena. Ahora que el Ministerio Público remitió su informe, este elaborará una propuesta que será debatida entre tres jueces. 

El juez instructor de Madrid Antonio Serrano-Arnal planteó la cuestión de competencia el 2 de octubre después de que el juez encargado del caso “Bankia” en la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, rechazara asumir el procedimiento.

El magistrado imputó este lunes al exconsejero de Bankia y exsecretario de Estado de Hacienda, José Manuel Fernández Norniella. Tras iniciar, a la vuelta de sus vacaciones, una nueva ronda de declaraciones, atribuye la comisión de delitos contra la Hacienda Pública, de blanqueo de capitales y de corrupción entre particulares a otras dos personas más a las que también interrogó en su Juzgado, lo que eleva el número de imputados a 14.

Serrano-Arnal investiga el patrimonio de Rato y se centra en tres líneas básicas que confluyen en la empresa Kradonara, de la que el exvicepresidente es “el beneficiario último” a través de la sociedad británica Vivaway y que fue constituida por otro de los imputados.

La sociedad de escasa actividad constituida en 2001 cambió radicalmente a partir de 2011, momento en el que pasó a dedicarse a la prestación de servicios de consultoría, apuntaba el juez en la cuestión remitida a la competencia. A partir de ese punto comenzó a recibir grandes cantidades de divisas, que el magistrado cifra en 6,5 millones de euros, y que proceden de transferencias de tres empresas.

El fiscal pide que la causa contra Rato se juzgue donde empezó a delinquir