Ferrol registró en 2018 la mitad de nacimientos que hace treinta años

Personas mayores por el centro
|

La cifra de nacimientos en Galicia continúa en caída libre y Ferrolterra no es la excepción. En todos los municipios de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal murieron en 2018 más personas de las que nacieron. Las cifras de fallecimientos tienen cierta estabilidad, aunque con tendencia a aumentar, mientras que las de nacimientos son implacables en su caída, sobre todo en los últimos años. El gran ajuste en la natalidad se produjo en la década de los 80, cuando se empezó a registrar un crecimiento vegetativo negativo (la primera vez en Galicia, y también en Ferrol, fue en 1986). En la Comunidad, se pasó de registrar 43.850 nacimientos en 1975 a tener casi la mitad, 22.501, en 1990. La cifra de 2018, publicada esta semana por el Instituto Galego de Estatística, indica que en 2018 hubo 16.561 alumbramientos. En la ciudad naval la comparación es similar o incluso más acusada. En 1975 (el año límite al que se remonta la estadística del IGE) había 1.841 ferrolanos nuevos; en 1990 eran la tercera parte, 615; en 2018, 338 nacimientos.

Esta tendencia pareció estabilizarse a partir de 1996, cuando por primera vez en veinte años hubo más nacimientos que en el año anterior, en 1995. Desde entonces y hasta el 2010 la situación parecía controlada y las cifras oscilaron entre los 501 nacimientos de 1999 y los 585 de 2008, con variaciones dependiendo del año. Pero en 2011 se bajó por primera vez de los 500 y en 2015 ya hubo menos de 400 nacimientos.

En cuanto a las defunciones, el crecimiento es mucho más progresivo y las 976 muertes que se produjeron el año pasado son la misma cifra que, por ejemplo, el año 1996, aunque se alejan de las 747 de 1975. Si a este aumento se le une el descenso en los nacimientos, el saldo vegetativo negativo aumenta cada año y en 2018 batió un récord, con 638 personas menos en Ferrol. A esto hay que sumar los movimientos de población (gente que se va o que viene a vivir aquí) que influyen en la cifra final de habitantes, pero en este caso el balance entre nacimientos y muertes se corresponde con la continuada pérdida de población de Ferrol de las últimas décadas.

Cedeira y Neda, más bebés 
Las cifras en los municipios de las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal son también negativas pero, poniendo la lupa sobre los nacimientos, hay alguna buena noticia. En A Capela, Cedeira, Neda y San Sadurniño hubo en 2018 más nacimientos que en el año anterior. En A Capela se pasó de un bebé a cinco; en San Sadurniño, de 13 alumbramientos, a 15; y Cedeira y Neda celebran una buena estadística en este caso, puesto que en el primer municipio se pasó de 25 nacimientos en 2017 a 36 en 2018 y, en el segundo caso, de 21 a 32.

Fijándonos en la cifra del crecimiento vegetativo, también hay municipios que la mejoran respecto al período anterior, puesto que consiguen moderar los fallecimientos. Es el caso de A Capela, donde no solo nacieron más personas sino que murieron menos, así que pasa de tener una tasa de -24 a una de -14. También mejoran su estadística Ares, Fene, Narón, Neda, San Sadurniño, As Somozas y Cariño. Resulta curioso el caso de Cedeira, que es precisamente una de las localidades en las que crecieron los nacimientos del 2017 al 2018 pero en la que aumentaron las defunciones en mayor medida, así que pasa de -71 a -86 personas.

En el global de las tres comarcas se registraron 1.005 nacimientos y más del doble de muertes, con un saldo de -1.601.

Ferrol registró en 2018 la mitad de nacimientos que hace treinta años