Pintos anuncia que llegará a donde haga falta para demostrar que fue torturado

manel grandal y lópez pintos en la rueda de prensa, acompañados de otros responsables de la cig d. a.
|

Los cosecretarios comarcales de la CIG, Manel Grandal y Xesús Anxo López Pintos, anunciaron ayer que llegarán hasta los tribunales de la Unión Europea, si es preciso, para que se reconozca que Pintos fue objeto de maltrato y tortura en las dependencias de la Comisaría de Policía de Ferrol-Narón. De hecho, ya se presentó un recurso de reforma y subsidiario de apelación contra el auto de sobreseimiento provisional de las actuaciones dictado por el juez Alejandro Morán Llordén, por entender que se ha vulnerado el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva.

Manel Grandal calificó de “insólito” el sobreseimiento provisional de unos hechos ocurridos el 4 de octubre de 2012, tanto en el momento de la detención de Pintos como posteriormente en la Comisaría, en base, únicamente, a un informe del comisario jefe. “Non pode ou non debe cerrarse así, sen unha investigación profunda do sucedido, e menos cando falamos de dereitos fundamentais recollidos na Constitución e nos dereitos da Unión Europea”, dijo, añadiendo que cuando puede haber maltrato la propia UE recoge que hay que hacer un esfuerzo mayor para garantizar esos derechos y aclarar los hechos.

A su modo de ver, por esta regla de tres la Policía podría actuar siempre sin ningún tipo de problema, porque con tal de que la Comisaría haga un informe no los van a investigar. Explicó, asimismo, que se convocó la rueda de prensa para llamar la atención de los ciudadanos para que defiendan sus derechos.

Por su parte, Pintos inició su intervención señalando que el maltrato que él sufrió es, en realidad, un maltrato a la CIG como sindicato que defiende los derechos de los trabajadores. También dijo sentirse defraudado por el auto de sobreseimiento basado en un informe del comisario y por el hecho de que no se hubiesen visualizado las grabaciones de las cámaras de la Comisaría, ni tampoco el DVD de La Sexta con las imágenes de la detención.

Según Pintos, la libertad y la dignidad de las personas tiene que estar por encima de todo, “e se se deixa sen castigo a esa persoa que me maltratou e me vexou é que non existe democracia neste país”, apuntó.

El cosecretario comarcal de la CIG y denunciante indicó, asimismo, que incluso hubo policías que se dirigieron a él tras lo ocurrido y lo animaron a denunciar, “manifestándome que alí dentro hai un grupo de policías moi fachas que son moi perigosos”. Añadió que también recibió consejos de abogados en el mismo sentido, ya que, al parecer, al atender a detenidos en el turno de oficio habían visto a gente en malas condiciones en la Comisaría. “Sei que hai xente que a detiveron e a maltrataron, pero que non denunciaron porque teñen medo”, dijo Pintos, apostillando que él solo tiene miedo a perder la dignidad, por eso seguirá adelante hasta donde haga falta.

 

recurso

En el recurso se recoge que en la denuncia presentada por el PP por los hechos ocurridos ante el hotel Almirante, en donde se estaba celebrando el inicio de campaña, se habla de 300 ó 400 manifestantes que impidieron la entrada y salida del local, “pero en ningún momento refiren ter sufrido prexuiízo ningún cometido por López Pintos”, por lo que se preguntan por qué solo se le detuvo a él. Concluyen que fue una detención sin motivación ni amparo legal, que respondía a una persecución premeditada.

En cuanto al supuesto maltrato, piden que se visionen las grabaciones, que Pintos sea examinado por el forense y que se tome declaración a testigos.

 

Pintos anuncia que llegará a donde haga falta para demostrar que fue torturado