El fuego de Oia llega a O Rosal y amenaza a Tomiño, tras quemar 1.200 hectáreas

varios voluntarios intentan sofocar las llamas del incendio declarado las localidades de oía y o rosal y una zona boscosa de o rosal arrasada por el incendio efe
|

La Xunta dio por “estabilizado” el fuego forestal registrado la noche del lunes en el ayuntamiento pontevedrés de Oia, que se extendió al vecino de O Rosal y amenaza con llegar hasta Tomiño y que, según Medio Rural, ha quemado unas 1.200 hectáreas.

Este es el fuego forestal más complicado al que hicieron frente ayer los servicios de extinción en Galicia, y que mantiene abierto el nivel 1 de alerta por su cercanía a núcleos de población.

Ayer, el alcalde de Oia, Alejandro Rodríguez, elevó las cifras de la Xunta ya que, según sus cálculos, el incendio superaba las 1.500 hectáreas. Además, calificó la situación de “complicada”, puesto que aunque se llegó por momentos a controlar las llamas, en la zona hacía mucho calor y viento y estas se reproducían constantemente.

Este incendio, por el que tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas 200 personas, permanecía activo al cierre de esta edición y desde las 22.45 del lunes está activado el nivel 1.

En su extinción, dificultada por el viento, trabajan numerosos medios tanto locales, como autonómicos y estatales, entre ellos, 36 brigadas, 13 helicópteros y 7 aviones, así como unos 300 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias.

“Es historia”

El teniente general Muro, jefe de la UME, señaló en el puesto de mando avanzado que “la situación de anoche –por la noche del lunes– ya ha pasado y es historia”, por lo que señaló que es posible decir que “esto va a acabar bien, según las declaraciones divulgadas por la Radio Galega.

El Ministerio de Medio Ambiente envió a la zona cinco aviones anfibios, un helicóptero, tres brigadas de refuerzo contra incendios forestales, un avión de comunicaciones y una unidad móvil de meteorología.

La conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, que estuvo toda la noche en el lugar del incendio, apuntó que el fuego se inició en solo punto y que, por el viento, hubo muchos focos secundarios.

En cuanto a la intencionalidad, dijo que lo que más le preocupa es salvar los núcleos de población y controlar el incendio. En cualquier caso subrayó que es “poco partícipe a creer en casualidades” y señaló que el incendio comenzó a última hora, cuando había un fuerte viento y en una zona de pendiente hacia los núcleos de población.

Dijo que vivió “con mucha tensión” la noche porque la situación fue “muy complicada” y que los técnicos le comentaron que “que nunca vieron un fuego igual” ya que las corrientes de aire hacían variar constantemente la dirección del fuego y cambiaban las estrategias.

Ourense

Además de este incendio, continúan controlados los dos fuegos que quemaron el fin de semana en la localidad ourensana de Cualedro casi 2.200 hectáreas de monte. Uno de ellos, el de la parroquia de Vilela y controlado desde el domingo, ha quemado 1.280 hectáreas, de las que 350 corresponden a terreno agrícola y otras 930 a terreno forestal.

El segundo fuego de este mismo municipio ourensano, en la parroquia de Xironda, afectó a un total de 895 hectáreas, de las que 700 son terreno forestal y el resto, agrícola.

En la provincia de Pontevedra también se da por controlado un fuego en el ayuntamiento de Rodeiro, que comenzó el pasado domingo y que ha arrasado unas 77,9 hectáreas de monte raso.

El fuego de Oia llega a O Rosal y amenaza a Tomiño, tras quemar 1.200 hectáreas