Poligal anuncia el cierre definitivo y el despido de sus cien trabajadores

Poligal
|

La planta de Polipropileno de Galicia (Poligal) del polígono industrial de A Gándara, en Narón, cesó ayer de forma oficial su actividad tras la presentación durante la mañana de un concurso de acreedores en el Juzgado Mercantil de Barcelona por parte de su grupo matriz, Peralada.

El anuncio se realizó, según explicaron desde el comité de empresa, durante una reunión por videoconferencia entre los representantes de los trabajadores y la gerencia de la empresa. Al parecer, el ente sindical había solicitado un encuentro con los directivos para presentar su nuevo organigrama tras las pasadas elecciones, cosa que aprovechó la empresa para avisar del cierre y, consecuentemente, del previsible despido de los casi 100 empleados que conforman la plantilla.

Pérdidas anuales
Tanto la compañía como el Comité de Empresa señalaron que los problemas venían de lejos y que la factoría llevaba años presentando pérdidas millonarias.

La gerencia señaló en un comunicado de prensa que “la empresa es insolvente y no puede hacer frente a sus obligaciones”, asegurando que las pérdidas de la factoría “ascienden a casi 11 millones de euros” desde 2012 –año en que, según la representación sindical, ya se despidieron a cerca de 40 trabajadores–. 

El motivo del cierre, afirman, es “la subida de los precios de las materias primas y el exceso de capacidad instalada”. Del mismo modo, la compañía asegura lamentar “profundamente la decisión” y firma que “es consciente del impacto que la media tendrá en los trabajadores –a los que ha ofrecido un permiso retribuido hasta la designación de un administrador concursal–, sus familias y la zona”.

Por otra parte, el comité señala que la gerencia llevaba mucho tiempo queriendo cerrar la factoría y que, desde hace un mes, estaban preparando el cese “vaciando el stock, llevando el material a Portugal... Unas 90 toneladas del material que usamos para hacer el plástico”.

Continuar la producción
La gerencia, que el año pasado anunció una previsión de crecimiento en la producción del 80%, señaló que continuará con su labor en las factorías que tiene en Polonia y Portugal, mientras que las oficinas del grupo, presentes por todo Europa y México, permanecerán abiertas.

Esta descentralización de la producción por parte de la compañía barcelonesa fue señalada por el Comité de Empresa como uno de los motivos principales que han llevado al cierre de la fábrica naronesa. Según aseguran, en los últimos años se han ido desviando pedidos a las factorías de Arcos de Valdevez –abierta en 2008– y la de Skarbimierz –en marcha desde el año 2017 y en la que la corporación invirtió más de 32 millones de euros–.

Poligal anuncia el cierre definitivo y el despido de sus cien trabajadores