El ferrolano José Fandiño pone en valor la Pura Raza Galega de ganadería caballar

Jose Fandi�o y los caballos de pura raza gallega premiados
|

La cría de caballos no es tarea fácil y menos cuando se busca algo más, como unos ejemplares ganadores o mantener imperturbable la Pura Raza Galega equina.
De eso sabe mucho José Fandiño, un ganadero ferrolano que reconoce los esfuerzos necesarios pero que él  hace por afición.
Desde 2006 se dedica a la participación en eventos, aunque ya tenía ejemplares anteriormente. La Pura Raza Galega –P.R.G.–, explica Fandiño, existe como tal desde hace 16 años, de la mano del fundador de la Asociación de Pura Raza Galega, Xacobo Pérez Paz. Al criador ferrolano lo convencieron del valor de estos caballos y decidió iniciarse en su cría. Fue entonces cuando comenzó a valorar sus características. “Es una raza muy buena, son caballos fuertes, resistentes y muy nobles”, explica. Por eso, en la actualidad, cuenta con cinco ejemplares, a los que se unen otros de distintas razas como el trotón mallorquín.
El pasado fin de semana se celebró la tradicional Feria Caballar de Noia, con pruebas morfológicas de caballos y yeguas de Pura Raza Galega, puntuables para la “XVI Copa Galicia P.R.G.”, que coincide con As San Lucas de Mondoñedo. Los ejemplares de Fandiño recibieron varios premios en las categorías de caballos mayores de tres años –Xuncal– y de yeguas mayores de tres años –Mora VIII y Leixa– y, además, esta última obtuvo el premio especial medalla Concello de Noia, un galardón de prestigio que recae en el animal de Pura Raza Gallega que obtiene mayor puntuación en los concursos morfológicos.
Como explica el director técnico del certamen, Xacobo Pérez, este premio “motiva moralmente a seguir criando y participando”. De hecho, indica que la única forma para que no desaparezca una raza es con aplicación deportiva y de ocio y en esa misma dirección cabalga el ganadero ferrolano, José Fandiño Vázquez.

Inicios
Este recuerda cuándo comenzó a criar ejemplares de esta raza y el desconocimiento inicial, ya que no existía un prototipo ni unas características fijadas tan claras como ahora para ser puntuado. La cabeza, el glúteo, los pies y, en suma, la morfología del animal son las cuestiones que se valoran en los concursos equinos de raza.
Desde que se consideró oficialmente la P.R.G., explica el ganadero ferrolano, la raza se fue perfeccionando al cruzar los mejores ejemplares y eso que hace tan solo unos años estaba en peligro de extinción.
Fandiño comenta que cuando empezó “se compraba lo mejor” con el fin de ganar concursos pero reconoce que la crisis se nota a todos los niveles, desde los precios de los animales hasta todo lo que implica acudir a una feria, como desplazamientos, gasoil,  piensos, etc.
Aunque el criador ferrolano no cuenta con ayudas públicas, explica que existen algunas subvenciones para proteger la raza gallega y espera que, de este modo, pueda mantenerse.
Ahora, Fandiño se prepara ya para su próximo viaje, a Santiago el día 29, y si la suerte lo acompaña, estará también en el Campeonato Gallego de Mondoñedo, donde compiten las tres o cuatro mejores puntuaciones, obtenidas con la media de las diferentes pruebas.
El ferrolano no es un novato en estas lides y, de hecho, hace dos años consiguió el premio autonómico con una yegua y hace tres con un caballo.
Además de José Fandiño Vázquez, otro ferrolano consiguió un galardón en la categoría de caballos cruzados mayores de tres años. Se trata de César López Souto, segundo premio en el  certamen con su animal Yanki.
En el concurso de Noia organizado por la Asociación Pura Raza Cabalo Galego tomaron parte  ganaderías de Ponteareas, Ferrol, Boqueixón, Vedra, Oza dos Ríos, O Grove y Santiago de Compostela. n

El ferrolano José Fandiño pone en valor la Pura Raza Galega de ganadería caballar