Reportaje | “El tabaquismo es una enfermedad crónica con la que no se puede bajar la guardia”

“Si no se fumara, el cáncer de pulmón no existiría o su incidencia sería claramente menor”. Así de contundente se mostró la responsable de Neumología del Complexo Hospitalario Universitario de Ferrol, Carmen Diego Roza, en el Día Mundial sin Tabaco. Con este motivo, se instalaron unas mesas informativas en el vestíbulo del hospital Arquitecto Marcide donde, tanto miembros de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) como profesionales de la Xerencia Integrada de Ferrol informaron a todos los interesados sobre las consecuencias de fumar y las medidas para poder dejarlo definitivamente.
“Cada vez hay más concienciación de que el tabaco es malo, que provoca enfermedades como el cáncer –está implicado en más del 80% de los casos de tumores en el pulmón–... Y nosotros en la consulta tratamos muchas, sobre todo la enfermedad pulmonar crónica de pulmón que está producida casi exclusivamente por el tabaco. La percepción es que la gente es cosciente de ello y que intenta dejar de fumar”, explicó el neumólogo del área, Santiago Rodríguez-Segade.
Precisamente, para abandonar el hábito lo principal es querer dejar de fumar y automáticamente ponerse en manos de profesionales. En la Xerencia Integrada de Ferrol existe una consulta específica sobre tabaquismo en la que se ven cuatro nuevos casos a la semana de personas que quieren dejar de fumar y también existe un Comité de Prevención del Tabaquismo, formado por profesionales de distintos ámbitos que abordan el problema.
“El tabaco crea dos tipos de dependencia: una física, que es la de la nicotina, pero también hay el hábito social –mientras tomo un café o espero, en una boda me fumo el puro...–. El tabaquismo es una enfermedad crónica y en cualquier momento puede asomar, por eso hay que estar atento; no se puede bajar la guardia nunca y el objetivo es 0 pitillos. La parte médica del tratamiento es para la ansiedad que produce en los primeros meses dejar de fumar y funciona muy bien”, indica el neumólogo.
Al hablar de tabaco es imprescindible mencionar a los fumadores pasivos, aunque la ley antitabaco ha ayudado a mejorar la situación. “Como ahora no se puede fumar en bares y algunos sitios públicos, estamos mejorando bastante. También en casa a la gente le da mucho reparo fumar delante de su hijo. No está tan bien visto como antes, aunque las estadísticas siguen diciendo que un 24% de la población es fumadora”, señala.l

Reportaje | “El tabaquismo es una enfermedad crónica con la que no se puede bajar la guardia”

Te puede interesar