Un nuevo toque de atención

el equipo ferrolano bajó su intensidad en el segundo tiempo del partido de vista alegre quintana
|

El Racing se mantiene cómodamente en el liderato del grupo I de Tercera, pero la cuarta derrota que cosecha en la temporada –la que encajó ante el Órdenes en el campo de Vista Alegre– le recuerda que, en el momento en que la intensidad de su juego baja, cualquier rival le puede hacer daño. Ya le sucedió en la primera parte cuando, tras ocho triunfos seguidos, cayó de forma consecutiva en la visita al Rápido de Bouzas y al recibir al Alondras, lo que entonces redujo su margen al frente de la competición a solo cuatro puntos. Ahora sigue con ocho, pero con la intención de no repetir un tropiezo como este último.

“Todas las derrotas son toques de atención”, reconoció Aira al término del partido de Vista Alegre. De hecho, el técnico berciano cree que este resultado le recuerda al equipo ferrolano las dificultades que se va a encontrar en la segunda vuelta liguera para terminar siendo campeón. “No engañamos a nadie cuando decimos que queda mucho, que la liga es muy larga y que fuera, asimismo, cuesta bastante sacar los partidos adelante”, explicó el entrenador, mientras que el defensa Pérez admitía acerca de la derrota que “la verdad es que hemos salido un poco dormidos en la segunda parte y, aunque tras el empate volvimos a empujar, teníamos que haber salido al campo con más intensidad y así seguro que meteríamos otro gol”.

 

RECAPACITAR

De todas maneras, el central sevillano espera que esta derrota “nos haga más fuertes”, tal y como pasó en la primera vuelta, cuando los dos fiascos consecutivos sufridos por el Racing dieron paso a una racha de seis victorias consecutivas que hicieron al equipo ferrolano aumentar su renta al frente de la clasificación hasta los doce puntos. “Esperemos que la derrota nos haga recapacitar y corregir los fallos que hemos cometido para la siguiente cita para hacerlo lo mejor posible en casa y coger otra vez la dinámica de llevar las riendas de los partidos o sacarlos adelante”.

Además, en previsión de que en quince días el cuadro verde se enfrentará al Compostela, su intención es la de mantener la distancia que tiene en la actualidad sobre el equipo de la capital de Galicia para llegar con más margen a un duelo crucial.

 

Un nuevo toque de atención