Roger de Flor se rodea de amigos para repasar sus diez años de carrera musical

Roger de Flor interpretará sus temas más representativos | m.f.
|

Tiene por nombre artístico el de un caballero templario, Roger de Flor. Así lo llamaba su gran amigo, fallecido este mismo año, Luis Maquieira, y así comenzó a denominarse hace diez años, sobre los escenarios, el proyecto del músico fenés Rogelio Arias.
A su primera maqueta “Canciones de amor y retranca” (2007) siguieron cuatro discos más, junto a otros proyectos. Esta tarde (20.30 horas), el Teatro Jofre acogerá un concierto en el que el artista ofrecerá una retrospectiva de su carrera. “Haré un repaso a las canciones más representativas de estos años o que tienen un contenido emotivo grande para mí. En muchas de ellas estaré acompañado por colaboradores de todos estos años”.
Interpretará también algunas canciones de nuevos proyectos en los que está trabajando, como la musicalización de poemas de William Blake, en el que cuenta con la colaboración de su hermana Amparo Arias en los coros y del actor Ángel Simón, que hará una pequeña puesta en escena de dos de los poemas.
 

Proyecto
Habrá espacio además para alguno de los temas que ha grabado recientemente junto al músico Charly Mysterio (del grupo Los Caramelos) con quien ha dado forma al proyecto Os Peregrinos y al disco publicado por Elefant Records. “Cantaré algunas canciones por primera vez de este trabajo en directo”, avanza. El dúo, separado por la distancia –Mysterio vive en Madrid– solo ha podido hasta el momento presentar el disco en un concierto en la capital madrileña. “Ahora estamos mirando la posibilidad de hacer una gira acústica juntos para este otoño-invierno”, comenta.
Antes de empezar a actuar como Roger de Flor, Rogelio Arias tocaba con el grupo ferrolano de rock Bang 74. “Yo empecé a hacer unas canciones que, la verdad, no encajaban con este proyecto, con este grupo. Se me fueron acumulando varios temas y decidí que quería compartirlas. Las grabé y así nació ‘Canciones de amor y retranca’”, cuenta el músico.
Una década después, la sensación del fenés es que “todavía tengo mucha guerra que dar; que hay un camino, que hubo un aprendizaje, y que creo que lo que tengo que ofrecer hoy en día es mejor que lo que ofrecía hace diez años”.
Las invitaciones para asistir al concierto de esta tarde pueden retirarse en la taquilla del Jofre –se entregarán un máximo de dos por persona–.

Roger de Flor se rodea de amigos para repasar sus diez años de carrera musical