La necesidad de cuidar el cuerpo por profesionales antes de que se resienta

Las instalaciones de Rehafis se encuentran en Gándara de Abaixo, Valdoviño
|

Lesiones deportivas o contracturas son clásicos de las citas a un fisioterapeuta, pero cada vez son más las técnicas profesionales que se siguen sin tener lesiones, precisamente para evitarlas o mantener el cuerpo en buen estado físico.

Así, centros como Rehafis combinan el tratamiento de fisioterapia y rehabilitación con actividades más lúdicas pero también relacionadas con la forma física como puede ser el pilates, la escuela de la espalda –ejericicios para corregir posturas y prevenir problemas– o entrenamientos funcionales para reproducir actividades de la vida diaria. Así lo explica uno de los profesionales al frente de la clínica, Antonio Villarnovo, que forma parte de un equipo integrado por fisioterapeutas y que cuenta, además, con un nutricionista, encargado de todo tipo de dietas tanto para deportistas de competición como para perder –la mayoría– o ganar peso.

Pero además de las lesiones de traumatología –codo, lumbalgias o rodillas, las más frecuentes– la fisioterapia también tiene entre sus pacientes personas de tan corta edad que no han cumplido ni un año. Los cólicos del lactante, sobre todo en los tres primeros meses de vida, son otra de las complicaciones que se pueden paliar con determinadas prácticas que enseñan en Rehafis y que valoran previamente con los padres antes de iniciar las sesiones.

Aunque la fisioterapia puede tratar también problemas respiratorios –generados en una época como esta por secuelas de la Covid-19–, esta especialización no se lleva a cabo en el centro Rehafis, a donde sí acuden personas que tras los confinamientos han abusado del sedentarismo o, en el caso contrario, han puesto en práctica de forma abrupta ejercicios que han ocasionado problemas repentinos.

La actividad del centro, si bien ha menguado en estos ultimos tiempos, continúa pese a la pandemia con medidas de seguridad y protocolos establecidos para tratar a los pacientes, continuando con el servicio de cita previa que ya era la habitual forma de trabajo en este centro radicado en Valdoviño.

La necesidad de cuidar el cuerpo por profesionales antes de que se resienta