La Guardia Civil investiga el hallazgo de un potencial artefacto incendiario en Salceda de Caselas

|

La Guardia Civil investiga el hallazgo de un potencial artefacto incendiario que fue localizado por un vecino en el municipio pontevedrés de Salceda de Caselas, informaron fuentes del instituto armado. El artefacto en cuestión consta de seis globos de color blanco y una bengala, de las usadas habitualmente en las fiestas particulares que, una vez iniciada, desprende luminiscencias de escasa capacidad calorífica.

Los servicios técnicos de la Guardia Civil se encuentran investigando la potencial capacidad incendiaria que pueda tener el artefacto y su posible relación con los últimos incendios forestales, a pesar de que el lugar del hallazgo está alejado de las zonas afectadas por el fuego.

A raíz de los incendios forestales de los últimos días, un vecino de Salceda puso en conocimiento de la Guardia Civil que el domingo había localizado dicho artefacto posado sobre unos viñedos próximos a la carretera EP-2505.

Mientras, la Guardia Civil asegura que “los primeros indicios apuntan a intencionalidad en gran parte de los incendios” ocurridos en Galicia, si bien “hay casos aislados accidentales”.

De ello informaron fuentes de la Benemérita, que dejan claro que la investigación sobre la ola de incendios sufrida por la comunidad “se encuentra en primera fase”. Asimismo, las condiciones meteorológicas “favorecieron la rapidez de la propagación”, “por lo que el primer objetivo fue salvar vidas”, explican las mismas fuentes. Además, se constata que las llamas provenientes de Portugal cruzaron el río Miño por dos puntos hacia la provincia de Pontevedra, según la investigación.

 

Comparecencia

Por su parte, la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, anunció ayer que, a falta de datos concretos, la superficie que ardió durante el fin de semana, será “superior” a la que se había quemado en el resto del año, alrededor de 11.500 hectáreas, lo que acredita la “intensa actividad incendiaria” que provocaron 273 incendios.

La titular de Medio Rural comezó su comparecencia a petición propia ante el Pleno del Parlamento, para informar de la situación de los incendios forestales que asolaron Galicia, recordando a los cuatro fallecidos en la comunidad y a los de Portugal, que fueron víctimas de una “actividad incendiaria y homicida”.

La Xunta, a mediados del pasado mes de septiembre, reveló que a lo largo de los nueve primeros meses del año habían ardido aproximadamente 11.500 hectáreas, lo que suponía casi la mitad de terreno que en el pasado 2016, algo que –a su juicio– “reflejaba” que el operativo puesto en marcha por el Ejecutivo gallego funcionó con “éxito” pese a un verano extraordinariamente cálido y seco, con situaciones que, a nivel meteorológico, fueron de “las más duras del último siglo”.

Hasta mediados de septiembre, a pesar de existir más incendios que el año anterior, se habían contabilizado 9.500 hectáreas calcinadas menos que en 2016.

“Galicia estaba tranquila” y, ante las condiciones meteorológicas extremas marcadas por la sequía, el operativo antiincendios funcionaba a “pleno rendimiento”, por encima de lo habitual para un mes de octubre, e incluso “superior al de muchos veranos”.

Con estos datos pidió a la oposición unidad frente a los incendiarios a los que ha acusado de terroristas. “Creedme, el cien por cien de los incendios han sido provocados”, remarcó.

Por su parte, el portavoz de En Marea Luís Villares criticó que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, haya estado ausente y no haya dado la cara ante una situación de emergencia nacional y en una jornada en la que Galicia “vivió su domingo negro”.

El socialista José Antonio Quiroga, a su vez, denunció el “nivel de incompetencia descomunal” y “descoordinación” con el que a su juicio actuó la Xunta “que dejó a los ciudadanos a la merced del viento”. Por último, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, incidió en que Feijóo debe explicar “quién tomó la decisión de despedir” a trabajadores del servicio de prevención.

La Guardia Civil investiga el hallazgo de un potencial artefacto incendiario en Salceda de Caselas