Benito Vicetto y Pérez

Retrato de Benito Vicetto
|

El periodista, novelista e historiador Benito Vicetto y Pérez, auténtico precursor del regionalismo liberal gallego, nació en la ferrolana calle de la Cárcel el 21 de mayo de 1824. Su padre fue Benito Vicetto San Benetto, un marino genovés de nacimiento, armador de buques y capitán de una goleta contrabandista, que, después de residir varios años en Galicia, se casó en segundas nupcias con la ferrolana Josefina Pérez Agudo.


Siendo niño Benito Vicetto quedó huérfano de padre, siendo criado por su madre, junto con cuatro hermanos. A los doce años ingresó en el Colegio de Guardiamarinas y Pilotos de Ferrol, que abandonó por la muerte prematura de su madre, ingresando como voluntario en el ejército y participando en la primera guerra carlista. A su término, el año 1840 ingresó en el Cuerpo de Alabarderos, permaneciendo destinado en Madrid hasta el año 1850.

Ese año Benito Vicetto pasó destinado como Oficial del Cuerpo de Prisiones, empezando el año 1850 un largo peregrinaje por varias ciudades: Sevilla, A Coruña, Alcalá de Henares, Toledo, Ceuta, Granada, Barcelona y, nuevamente, A Coruña, donde renunció a su carrera el año 1868. En estas localidades mantuvo una continua colaboración con el mundo de la cultura y los medios de comunicación.


Integrado en el Cuerpo de Funcionarios de Hacienda, fue nombrado Superintendente de la Fábrica de Moneda de Xuvia, cargo que desempeñó a partir del año 1868 durante breve tiempo, hasta el cierre de la fábrica. Pasó luego destinado como jefe de negociado del Gobierno Civil de A Coruña, hasta su jubilación, en que pasó retirado a Ferrol.


Benito Vicetto Pérez se casó el año 1875 con Antonia Rodríguez, natural de Neda, a quien doblaba en edad, falleciendo en Ferrol el 28 de mayo de 1878, a causa de una pulmonía, dejando a su mujer y su única hija en difícil situación económica.


Enterrado en el antiguo cementerio de Canido, con motivo del centenario de su muerte sus restos fueron dignamente trasladados a un nicho del cementerio municipal de Catabois.


Como periodista escribió en diferentes periódicos y revistas de Madrid, Sevilla y Barcelona. En A Coruña dirigió “El Clamor de Galicia” entre los años 1854 y 1856 y fundó el “Diario de la Coruña” el año 1859. En Ferrol colaboró en “El Eco Ferrolano”, “El Águila”, “El Ferrolano”, “El Pensamiento de Galicia”, “El Brigantino” y “Diario Ferrolano”, entre otros, dirigiendo “La Revista Galaica” entre los años 1874 y 1876. Colaboró con otras publicaciones de Vigo, Pontevedra y Santiago, así como de La Habana, Buenos Aires y Montevideo.


Benito Vicetto fue un autor prolífico en lengua castellana, cultivando la novela, la poesía, el teatro y el ensayo, expresando siempre su amor por Galicia.


Como novelista está considerado el mejor representante de la novela romántica en Galicia, escribiendo con 18 años su primera novela caballeresca: “El Caballero Verde”. En el campo poético, fue premiada su composición “El Enamorado Macías” en los Juegos Florales celebrados en A Coruña el año 1861,


La enumeración de su obra escrita, una tarea difícil por la abundancia y diseminación de sus textos, la realizó el propio escritor el año 1874 en la “Revista Galaica”. Sintetiza su obra en 50 volúmenes, agrupados en cuatro secciones: novelas históricas, tradiciones caballerescas, novelas sociales y de costumbres, y otros temas. De esta amplia lista se pueden destacar “El Caballero Verde” (su primera obra del año 1842), “Horas de insomnio”, “Los Hidalgos de Monforte” (su obra más conocida), “Diario de un calavera”, “El arquero y el Rey”, “Rojín Rojal o el paje de los cabellos de oro”, “El último Roade”, “El ángel de mi amor”, ”Las aureanas del Sil”, “Las tres fases del amor” y “La baronesa de Frige” (año 1874). En “Ecos del alma” (año 1869) recopiló gran parte de sus poemas.


Especial consideración merece su voluminosa publicación en siete tomos “Historia de Galicia”, editada en la Imprenta Taxonera de Ferrol entre los años 1865 y 1874, una de las obras cumbres del siglo XIX. Benito Vicetto inicia su obra estudiando la prehistoria gallega y la termina con el reinado de Isabel II. Se trata de un trabajo importante y prolijo por los muchos datos suministrados y los abundantes documentos antiguos que incorpora, que muchas veces transcribe fielmente, hecho que prácticamente nadie había hecho con anterioridad.


Para muchos estudiosos su “Historia de Galicia” está influenciada por su sentimiento patriótico gallego y se inscribe dentro de la historiografía romántica y liberal. Encomiada su obra histórica por Vicente Risco y Amor Meilán, entre otros, también sufrió ciertas críticas, no siempre fundadas, sobre su espíritu soñador y su exceso de imaginación, por parte de personajes como Manuel Murguía, con el que en principio Benito Vicetto había tenido una sólida amistad, pero no puede negarse que su obra es fundamental para conocer la historia de Galicia. Desgraciadamente su amplio archivo personal, que podría aportar muchos datos y documentos de interés para la historia de Ferrol, se encuentra en manos particulares.

En recuerdo de Benito Vicetto el año 1900 se puso su nombre a la calle de la Cárcel del barrio de Ferrol Vello donde nació. Igualmente un busto suyo de mármol figura en los jardines del Parque Municipal ferrolano. Su vida y obra fueron estudiadas por Nicolás Fort, Vesteiro Torres, Josefina López de Serantes, Juan Renales, y recientemente por Rosa Méndez y Guillermo Llorca.
jjburgoa@hotmail.com

Benito Vicetto y Pérez