Cedeira clausura unos festejos con decenas de miles de visitantes

Xira en San Antonio do Corveiro Cedeira
|

La villa de Cedeira despidió ayer las fiestas en honor a su patrona, Nosa Señora do Mar, con la tradicional Xira a San Antonio do Corveiro, en una jornada plenamente veraniega que favoreció la afluencia masiva de gente al entorno de la ermita para comer o merendar. Las barbacoas situadas en este espacio natural estuvieron ocupadas en todo momento con los churrascos y los criollos, si bien muchas familias también optaron por llevarse las viandas preparadas de su casa.
La Policía Local de Cedeira se encargó de regular el tráfico en la estrecha pista que conduce desde la villa hasta la capilla de San Antonio y, por su parte, Protección Civil estuvo alerta con su motobomba por si resultaba necesario extinguir algún fuego.
La Xira y la posterior verbena a cargo de Fania Blanco Show pusieron el broche a unas fiestas que este año estuvieron muy concurridas, hasta el punto de que el Concello ya está pensando en la necesidad de elaborar el Plan de Seguridad que se exige para concentraciones de más de 20.000 personas al aire libre. Y es que el viernes, día de la patrona, se calcula que llegaron a reunirse en la villa entre 30.000 y 40.000 personas para disfrutar con la orquesta París de Noia, cuyo escenario tuvo que colocarse en la plaza de la Constitución, tanto por las dimensiones del mismo como la cantidad de público que se preveía y que incluso superó esas expectativas.
El concierto del ferrolano Andrés Suárez, que tuvo lugar el sábado, también resultó todo un éxito, ya que reunió a unas 8.000 personas en la plaza del Sagrado Corazón.
Las fiestas de Cedeira de este año también tuvieron una nota negra: el fallecimiento en pleno concierto del bajista del grupo nedense On the Band, Julián Rico, a causa de un infarto. Ocurrió a media noche del martes, cuando la citada formación musical actuaba como telonera de La Pegatina.

Cedeira clausura unos festejos con decenas de miles de visitantes