Faro | Estaca de Bares se transforma en una gran torre de comunicación

|

José Luis, José Manuel, Javier, Paula, Andreas, Carlos, Patricia, José Luis Tenreiro y la perrita Nula llegaron ayer a Mañón dispuestos a convertir el emblemático faro de Estaca de Bares en un centro de comunicaciones.
Allí montaron su base de operaciones y el sistema radiante neceario para lograr batir un nuevo récord enmarcado en otra edición, la número 22, del International Lightouse and Lightship Weekend” (ILLW), o lo que es lo mismo, el Fin de Semana Internacional de Faros y Señales Marítimas, que busca poner en contacto a miles de radioaficionados de todo el mundo desde localizaciones tan emblemáticas como las linternas y señales marítimas.
En esta ocasión esperan superar los 2.700 contactos realizados en la pasada edición. Asegura José Luis Paz, miembro de Radio Club Hércules y uno de estos amantes de la ondas de radio que pasa el fin de semana en el faro ortegano, que en este tipo de encuentros se suele rondar los 1.000 contactos por cada jornada.
Para lograr tal hazaña, los representantes gallegos, que en esta ocasión también lo hacen a nivel estatal al ser la de Mañón la única base de comunicaciones del país que toma parte en la cita, confían en poder contactar de nuevo con otros aficionados situados en diferentes faros del planeta. Las comunicaciones no son largas conversaciones, simplemente comparten datos de situación y poco más, pero deben lograrse contactos claros y limpios para poder contabilizarse como tal.
Alemania, con conexiones desde 58 puntos diferentes del país; Australia, desde 43 localizaciones, o Escocia, desde 20 puntos, son los países con mayor representación en la cita, un evento que pondrá en comunicación a radioaficionados desde casi medio millar de señales marítimas de todo el globo.
El coruñés Radio Club Hércules, con ocho de sus miembros desplazados a Mañón, es el único de todo el país que toma parte en esta cita, algo que llevan haciendo en los últimos años. “La pasada edición, en 2017, pasamos el fin de semana en Cabo Vilano y ahora nos hemos venido al faro de Estaca de Bares”, explica José Luis Paz. Ayer llegaron a Mañón con todo lo necesario para instalar una completa estación de comunicaciones, labores en las que estuvieron inmersos casi toda la jornada. Esto implica, entre otras cosas, colocar en el faro una gigante antena, labor en la que suelen ayudarse de una grúa, que les permite emitir una señal tan potente como para dar la vuelta al planeta y favorecer las miles de comunicaciones internacionales. Allí pasaron ya su primera vigilia, iniciando la búsqueda de comunicaciones desde la medianoche de ayer. Hoy seguirán todo el día al pie del cañón trabajando desde su base de operaciones y mañana, a las doce de la noche, culminará esta vigésimo segunda edición de la cita.
José Luis Paz explicaba que su actividad estaba despertando gran interés entre todos los turistas que ayer visitaban el faro más septentrional del territorio. “La gente nos pregunta qué hacemos aquí y se quedan muy sorprendidos cuando les contamos nuestra hazaña”, aseguraba Paz, quien se sorprendía por la gran afluencia de gente al lugar durante todo el día. Los ocho miembros del Radio Club Hércules harán del faro de Mañón su hogar las próximas horas, allí comerán y dormirán en sus camastros improvisados y lo harán por turnos, para no descuidar en ningún momento el intercambio de comunicaciones con colegas de todo el mundo.
Para poder utilizar el faro, ya que se instalan dentro de la instalación marítima, debieron gestionar los oportunos permisos ante la Autoridad Portuaria de Ferrol, titular de la instalación, ya que el acceso al interior del faro está restringido.
Podría decirse que este tipo de comunicaciones constituyen los orígenes de lo que hoy en día son las redes sociales. De hecho los radioaficionados formaron la primera comunidad conectada a través de las redes hertzianas. Unas comunicaciones que también han evolucionado, pudiendo incluso ver la cara del interlocutor gracias a los ordenadores.
Puesta en valor
Galicia cuenta con el mayor número de faros y señales marítimas de toda la costa española. La intención de estos radioaficionados gallegos es la de aprovechar esta cita internacional, que se celebra el tercer fin de semana de agosto, para dar a conocer y situar en el mapa mundial los faros y señales de la comunidad.
De este modo apuestan por poner en valor este tipo de infraestructuras marítimas de gran variedad e importante número en Galicia y que por sus privilegiadas situaciones atraen a miles de visitantes. Su labor posiblemente contribuya a despertar el interés de radioaficionados de todo el globo que estos días contactarán con el punto más septentrional del país, desde el emblemático cabo Estaca Bares, que formó parte del Primer Plan de Alumbrado de las Costas Españolas, cuyo proyecto fue elaborado por el ingeniero Félix Uhagón, comenzando a construirse en el mes de diciembre del año 1849. l

Faro | Estaca de Bares se transforma en una gran torre de comunicación